Banca

Ibercaja prevé elevar su rentabilidad del 7% a pasar al 9% y bajar la mora al 4%

La entidad apunta a un pay out del 50% en una presentación a inversores

Ibercaja prevé elevar su rentabilidad del 7% a pasar al 9% y bajar la mora al 4%

Ibercaja ha modificado al alza los objetivos de rentabilidad y de control de la morosidad, según ha comunicado a la CNMV, tras las mejores perspectivas del negocio bancario que ha detectado, y que coinciden con sus planes casi por obligación, de salir a Bolsa en los próximos meses. Así, prevé alcanzar una rentabilidad sobre fondos propios (ROTE) del 9% para 2023, frente al 7% estimado inicialmente, con lo que lograría así cubrir el coste de capilta, como reclama el BCE al sector. Además, pretende rebajar al 4%, del 5% de máximo fijado hasta ahora, su ratio de activos improductivos (NPA). Esto supone marcarse unos objetivos más ambiciosos que los fijados en su plan estratégico presentado el pasado mes de abril y que tiene una vigencia de tres años, hasta 2023.

Estas mejoras, anunciadas a los inversores dentro de su plan para salir a Bolsa de la mano de Rothchild,  banco inversor coordinador de su próxima cotización, también coinciden con el fin de su Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que afecta a 750 empleados, y que no estaba reflejado en el plan estratégico inicial. 

Las previsiones al alza de su rentabilidad está directamente vinculada también a una mejora de sus beneficios, que, inicialmente estaban fijados en unos 200 millones de euros a unos 260 millones tras la revisión 2021-2023.

La normativa española impuso a las antiguas cajas de ahorros la obligación de que las fundaciones bancarias que las participaban controlasen menos del 50% de su capital en 2020, ofreciendo dos vías para cumplir con este requisito: constituir un fondo de reserva para garantizar la financiación de la entidad de crédito participada en situación de dificultad o salir a Bolsa. Ibercaja, participada por la Fundación Bancaria Ibercaja en un 88%, eligió esta segunda opción e inició a finales de 2018 los preparativos para cotizar en marzo de 2020. La llegada de la pandemia interrumpió estos planes y el Gobierno decidió conceder un año más de plazo, de manera que Ibercaja tiene hasta el 31 de diciembre de 2022 para salir a Bolsa, aunque no quiere agotar los plazos.

El consejero delegado de la entidad, Víctor Iglesias, dijo el pasado 21 de noviembre en una entrevista que Ibercaja está trabajando para salir a Bolsa en el primer semestre de 2022, “siempre y cuando las condiciones de valoración razonable y diversidad de inversores se den”.

En julio, y tras levantar el BCE el veto al dividendo de la banca, Ibercaja se planteó la posibilidad de adelantar a finales de este año su salida a Bolsa, pero después consideró que las perspectivas mejorarían aún más en 2022, pero no quiere agotar el próximo ejercicio.

El objetivo de solvencia se mantendrá en un ratio CET1 fully loaded del 12,5% y el dividendo equivaldrá al 50% del beneficio.

Normas
Entra en El País para participar