Distribución

El Corte Inglés y Tendam mejorarán su rentabilidad en 2022, pero por debajo de 2019

Prevé incrementos en sus respectivos ebitdas para el próximo año

El Corte Inglés y Tendam mejorarán su rentabilidad en 2022, pero por debajo de 2019

El Corte Inglés y Tendam, el grupo textil propietario de Cortefiel, continuarán mejorando su rentabilidad operativa durante el próximo ejercicio, aunque ambas seguirán por debajo de los niveles previos a la pandemia en esta variable. Así lo estima la agencia de calificación Moody’s en su último informe sobre la recuperación del sector retail europeo, para el que prevé una estabilidad en sus operaciones para el próximo año y medio.

Para las dos empresas españolas que tiene bajo revisión crediticia, las previsiones de la agencia difieren entre una y otra. Para El Corte Inglés, Moody’s estima un crecimiento de su ebitda ajustado de entre el 0% y el 5% para su ejercicio fiscal 2022, que comenzará el 1 de marzo próximo y acabará el 28 de febrero de 2023, en comparación con el que registrará al cierre del año contable aún en curso. Hasta el primer semestre del mismo, este era de 248 millones, según los resultados presentados por la compañía, mientras que al cierre del ejercicio pasado fue de 67 millones.

Sin embargo, el grupo que preside Marta Álvarez es uno de los que Moody’s señala entre la lista de empresas cuyo ebitda en 2022 seguirá siendo inferior al que tuvieron en el año previo a la pandemia. En su caso, este fue de 1.181 millones al cierre de su año fiscal 2019. La compañía española de distribución se ha puesto como objetivo alcanzar un ebitda de 1.700 millones en el año 2026, dentro de su plan estratégico trazado para los próximos cinco años.

En la última revisión de su nota crediticia, que Moody’s mantuvo en Ba1, la agencia se mostró confiada en que El Corte Inglés “será capaz de recuperarse en los próximos 12-18 meses del significativo impacto que la pandemia del coronavirus ha tenido en sus operaciones”.

Entonces, también estimó una facturación de 11.615 millones para este ejercicio, un 11% más que en 2020 pero aún lejos de los niveles previos a la pandemia, para acercarse a los 13.000 millones a la conclusión del ejercicio 2022. Moody’s mantuvo su nota gracias a su “posición de liderazgo en la mayoría de los segmentos en los que opera”, un “fuerte conocimiento de marca” y un “alto interés de terceras marcas por estar en sus tiendas”, además de su vasta cartera inmobiliaria.

Las perspectivas de la agencia de rating son mejores en el caso de Tendam. Para la compañía que preside Jaume Miquel, habla de un crecimiento de su ebitda ajustado de entre el 10% y el 20% para el próximo ejercicio, aunque, como en el caso de El Corte Inglés, todavía estará debajo del nivel previo al Covid-19. En julio, Moody’s mejoró la perspectiva de la textil de negativa a estable, debido a su expectativa de que sus “ventas y sus ganancias se recuperen con fuerza en los próximos 12-18 meses sobre unas condiciones de mercado más normalizadas”. También resaltó su buena posición de liquidez, que a 31 de agosto de este año rozaba los 400 millones, y el hecho de no tener vencimientos importantes de deuda hasta 2024.

Recuperación del textil

A nivel general, Moody’s traza un escenario de estabilidad para el sector de la distribución y de la moda en Europa, aunque reconoce que los repuntes recientes en la incidencia del coronavirus “incrementan los riesgos de las estimaciones”. Otro elemento que puede obstaculizar las operaciones de las empresas es la crisis de suministros. “Los especialistas en electrónica y mobiliario para el hogar corren un mayor riesgo de erosión en sus márgenes”, dice el vicepresidente de Moody’s Guillaume Leglise.

El informe también explica que los operadores especializados en lujo, descuentos y moda casual avanzarán por encima de la media del sector. Para el conjunto del textil prevé un crecimiento del ebitda del 11,5% para 2022, el más alto de los subsectores analizados.

Normas
Entra en El País para participar