Tabaco

La venta de cigarrillos registró su peor octubre tras la subida generalizada de precios

Las cajetillas vendidas batieron el mínimo de 2020 y están un 60% por debajo de 2007

Tabaco Pulsar sobre el gráfico para ampliar

Mientras otros sectores empiezan a ver la luz al final del túnel de la pandemia, a la espera de cómo evolucione la nueva variante ómicron, el tabaquero sigue lejos de recuperar los niveles de ventas previos a la crisis sanitaria. Y no solo eso: sigue sin avanzar con fuerza respecto a las cifras de 2020 e incluso en algunos meses las empeora, pese a la desaparición de muchas de las restricciones que dificultaban las ocasiones de consumo durante el año pasado.

Algo que sucedió en octubre. Durante ese mes, último del que el Ministerio de Hacienda ha publicado datos, la venta de cajetillas de 20 cigarrillos en la Península y Baleares fue de 168 millones de unidades, la cantidad más baja para un mes de octubre desde que el Ministerio de Hacienda empezó a desagregar los datos por meses, en 2005. Algo que supuso establecer un nuevo suelo, tras el mínimo registrado un año antes, con un millón menos de unidades vendidas, quedando un 15% por debajo del volumen vendido en 2019. Además, la cifra supuso un retroceso del 13% respecto a septiembre, cuando el mercado se anotó un crecimiento de casi el 11% frente al mismo mes de 2020, alcanzando la cifra más alta de cajetillas vendidas en ese mes desde 2016.

Un cambio de escenario que tuvo un punto de inflexión durante el transcurso de septiembre y principios de octubre, momento en el que el sector acometió una subida generalizada de precios. Como publicó CincoDías, los cuatro principales fabricantes, JTI, Altadis, Philip Morris y BAT, incrementaron de forma consecutiva en una media de 15 céntimos por cajetilla el precio en los estancos de casi 200 de sus referencias, después de cuatro años de estabilidad.

Este pasado octubre ha sido el primer mes completo con este nuevo escenario de precios y, de hecho, según la estadística publicada por Hacienda analizada por este periódico, ha sido el mes de toda la serie histórica con el precio medio de la cajetilla más caro con 4,62 euros, un 2% más que hace un año y más del doble que en 2005.

Una subida que, a diferencia de lo sucedido en el número de cajetillas comercializadas, sí ha provocado un crecimiento en la venta medida en euros. Esta alcanzó los 776,4 millones, un 1,4% más. Pese a todo, es la cantidad más baja desde mayo y es un 12% inferior a la de septiembre.
Las grandes tabaqueras, que en los últimos años han temido una subida del impuesto especial sobre las labores del tabaco que por ahora no se ha llevado a cabo, movieron ficha para elevar los precios de sus referencias para garantizar la “sostenibilidad” de su actividad, tras asumir de forma progresiva costes añadidos en materia de trazabilidad, entre otros. Todo ello en un sector en el que, como siempre reconocen sus agentes, la demanda es muy sensible a los cambios en los precios.

Caída constante

Lo que es un hecho, como reflejan los datos, es que la venta de cigarrillos no ha parado de caer en la última década. El dato del mes de octubre, por ejemplo, representa una caída del 58% en cajetillas comercializadas respecto al mismo mes de 2007.

Una muestra más de una tendencia prolongada en el tiempo. Las cifras de 2020 marcaron un nuevo mínimo histórico para el sector, con una venta de 2.070 millones de cajetillas. Menos de la mitad de lo que se consumía, por ejemplo, en 2004, cuando se alcanzaron los 4.663 millones de paquetes, el dato más alto de la historia en España. Entre 2009 y 2018 la industria encadenó 10 ejercicios consecutivos de caídas, solo frenadas por un ligero incremento del 0,5% en el año 2019. Está por ver si 2021 es otro año de mínimos. Hasta octubre, el mercado sumaba un total de 1.750,8 millones de cajetillas vendidas, un 1% más que en el año pasado.

La evolución de los dos últimos meses del año marcarán si el mercado de cigarrillos cierra o no en positivo. En 2020, el comportamiento fue muy asimétrico entre noviembre y diciembre. El primero se anotó una caída de casi el 10% respecto al mismo mes de 2019, mientras que el segundo registró unas ventas un 1% superiores pese a las duras restricciones ligadas a la pandemia que marcaron las fiestas navideñas, y que este año se prevén más laxas.

En cuanto a recaudación, las ventas de los 10 primeros meses de este año han generado 7.949,7 millones de euros, un 1,2% más que el año pasado. El conjunto de las labores del tabaco, incluidos cigarros, picadura de liar y picadura de pipa, sumaban unas ventas de 9.430 millones, un 1,4% más.

Solo Camel resistió las caídas entre el top 5

Ranking. La subida acometida por las tabaqueras afectó a sus principales referencias, aunque solo una del top 5 en España se libró de las caídas en octubre. Se trata de Camel, la enseña de Japan Tobacco International (JTI), que incrementó un 6% las cajetillas vendidas hasta los 19,3 millones. De esta forma recortó distancias con Marlboro, líder del mercado español, que redujo un 4,3% las cajetillas vendidas hasta 22,1 millones. En el acumulado del año, la enseña de Philip Morris crece un 2% hasta 244,2 millones de cajetillas. Camel crece un 8,6% hasta 192,7 millones

Normas
Entra en El País para participar