Automoción

CIE triplicará las ventas de la división de techos para facturar 2.000 millones

Refuerzo de las fábricas de China por las nuevas tendencias en confort

Jesús María Herrera, CEO de CIE Automotive.
Jesús María Herrera, CEO de CIE Automotive.

CIE Automotive dará un fuerte impulso a su división de techos abiertos porque considera que crecerá de forma importante la demanda mundial de estas cubiertas acristaladas, por las tendencias en confort y estética, que incluyen la personalización de los coches a medida del cliente.

En su reciente informe sobre gobierno corporativo, el fabricante de componentes de automoción recuerda que la cuota de mercado de estos equipos alcanza ya el 25 %. Este año, de las plantas de ensamblaje saldrán 21 millones de unidades con techos de vidrio. Y la previsión de los analistas es que crezca hasta el 26,5 % para 2025 (25,5 millones de coches). El 60 % de los vehículos del segmento premium son los que incorporan los techos de cristal, tanto fijos como con apertura.

Dentro de cuatro años, esa presencia será superior al 65 %. Esta tendencia al alza también se observa en los coches de precios más económicos. Si ahora menos del 20 % cuentan con este sistema, a medio plazo superarán ese porcentaje.

Atrás ha quedado una demanda que priorizaba los elementos de seguridad del coche, que ahora se dan por supuestos porque vienen de serie. Desde CIE insisten en que la ratio de penetración de estos techos “está creciendo más rápido que el mercado general de automóviles”.

La multinacional con sede en Bilbao ha reaccionado ante esta tendencia. A medio plazo, el objetivo es que su división de techos genere a largo plazo una facturación de 2.000 millones, lo que triplicará las ventas actuales de 680 millones. Los ingresos consolidados, al cierre de 2020, superaron los 2.800 millones.

Al frente de su división de techos está Aitor Zazpe. Gestiona dieciséis fábricas en siete países en las que trabajan 5.000 empleados, la quinta parte de la plantilla del grupo. En esta línea, la corporación vasca reforzará la capacidad de sus nueve fábricas en China para orientarlas más al segmento de vehículos low cost. Hasta ahora, su base industrial en el país comunista está muy centrada en los automóviles del nivel premium.

En Europa tiene cinco centros, tras el cierre de las instalaciones de Alemania. Por el contrario, está potenciando su planta de Rumanía. El resto de plantas se reparten por Francia, Eslovaquia, España, Estados Unidos y México.

CIE adquirió Inteva Roof Systems, la división de techos para automóviles de la multinacional estadounidense Inteva, en 2018 y por 650 millones. Integró en su grupo a 4.400 trabajadores, dieciséis fábricas y seis centros de I + D + i en siete países.

Una base industrial y tecnológica que facturaba 850 millones hace tres años. Con la operación, la corporación que gestiona Jesús María Herrera se situó entre los tres principales fabricantes del mundo de estos equipos.

El fondo comercial de Inteva incluye a las principales marcas de automoción, incluidas las chinas. En su integración en CIE en 2018, su margen Ebitda (beneficio bruto de explotación) sobre ventas era inferior al 9 %. Desde entonces ha mejorado en un punto su rentabilidad cada año con el objetivo de consolidarse en los dos dígitos. El grupo opera con siete tecnologías distintas en el segmento de techos, entre ellas un sistema de sombreado del vidrio.

Normas
Entra en El País para participar