Banca

Récord: unos 23.704 empleados de banca han pedido dejar este año sus trabajos

Santander asegura a la plantilla que en 2022 no hará ERE ni fusiones

Durante el presente año se han aprobado ERE que afectan a 18.627 empleados

Ana Botín, presidenta de Banco Santander
Ana Botín, presidenta de Banco Santander

La Comisión Europea y el Banco Central Europeo no dudan en repetir cada vez que tienen ocasión la necesidad de llevar a cabo fusiones bancarias de distintos países europeos. El último en reclamar estas uniones ha sido esta misma semana el vicepresidente del BCE, Luis de Guindos. Y siempre que se especula con la primera operación bancaria transfronteriza se piensa en los principales bancos europeos, caso de Santander. Pero, de momento, la entidad que preside Ana Botín no tiene intención de protagonizar ninguna fusión ni fuera ni dentro de España. Eso es al menos lo que ha transmitido a la plantilla esta semana.

En la última reunión mantenida entre sindicatos y la dirección de recursos humanos del banco esta misma semana, sus responsables anunciaron a los representantes de la plantilla que, tras las salidas llevadas a cabo durante este año, la entidad no tiene intención de realizar ningún nuevo expediente de regulación de empleo (ERE) durante el próximo año 2022. Tampoco prevé llevar a cabo nuevos cierres de oficinas tras la clausura de 999 sucursales durante este año. De hecho, el número de cierres de sucursales aprobado en el último plan de reestructuración ascendía a 1.033, pero al final el número se ha quedado en estas 999.

También les comunicaron, ante las preguntas de las centrales sindicales, que el banco no tenía intención de protagonizar ninguna compra o fusión de otra entidad financiera en los próximos 12 meses. Varias fuentes financieras coinciden en que Santander tiene aún en mente la pesada digestión que le ha supuesto Banco Popular, firma que adquirió en junio de 2017 tras ser intervenida, y que se convirtió en la primera entidad que adquiría en España durante la década de la crisis financiera (2008 a 2018).

Eso sí, no descarta compras en banca privada o gestión de activos, según confirman fuentes financieras, que recuerdan que ya en marzo compró el negocio de banca privada en Miami de Crédit Agricole. Tampoco se descartan compras de plataformas digitales, como ha comentado en varias ocasiones Ana Botín.

Los principales sindicatos también han tenido ocasión en las últimas semanas de conocer al nuevo consejero delegado de banco para España, António Simões, nombrado a finales de abril de este año, y que sustituía a Rami Abooukhair.

En el último ERE llevado a cabo por Santander en España, cuyas salidas están concluyendo en estas fechas, el banco pudo comprobar el éxito de su oferta, ya que de los 3.572 empleados en los que se cerró el ajuste, se apuntaron casi el doble. Aunque no fue el único banco con un exceso de adhesiones a su ERE. Los ERE de Santander, Sabadell, BBVA y CaixaBank han terminado en general con una alta sobredemanda. En total, unos 7.568 empleados de estas entidades han solicitado dejar su entidad sin éxito. BBVA recibió 5.216 peticiones de adhesión voluntaria al procedimiento previsto para 2.935 personas. CaixaBank ha recibido 8.246 solicitudes de adhesión a su ERE, lo que supone un 27,80% más de las 6.452 desvinculaciones previstas.

En Santander, de las 3.572 extinciones, se habría solicitado casi 3.000 más, y en Sabadell el excedente en el primer ajuste que llevó a cabo la entidad en marzo, y que afectó a unos 1.800 empleados, fue de unas 70 peticiones, a las que se suman otras 495 para el ERE que acaba de cerrarse. Ibercaja también cerró su ERE con 809 peticiones, 59 más del número aprobado con los sindicatos, que era de 750 trabajadores.

En total, este año, y a falta de que se concrete el ERE de Unicaja, han dejado o dejarán la banca 17.114 empleados, a los que hay que sumar los 1.513 de Unicaja, lo que da una cifra de 18.627 empleados. Pero a este elevado número se le podía haber añadido otros 7.627 trabajadores más, que hasta el momento habían pedido adherirse a los respectivos ERE de sus bancos, pero no pudieron acogerse a ellos al estar limitadas las salidas.

Normas
Entra en El País para participar