Crónica de Bolsa

El Ibex cae un 8,3% en noviembre, su peor mes desde marzo de 2020

El selectivo español se queda al filo de los 8.300 puntos

Ibex pulsa en la foto

El pesimismo se apodera de los mercados. Las declaraciones realizadas por el consejero delegado de Moderna poniendo en duda la efectividad de las vacunas ante la nueva variante fueron un jarro de agua fría para los inversores. Aunque con menor intensidad que el viernes, las caídas volvieron a hacer acto de presencia en las Bolsas. El Ibex 35 no quedó al margen de la corriente vendedora y concluyó con un recorte del 1,78%, descensos que en niveles intradía llegaron a superar el 2%. El selectivo español logra, por la mínima, conservar la barrera de los 8.300 puntos, pero esto no le evitó ceder un 8,31% en noviembre, su peor mes desde marzo de 2020 cuando el estallido de la crisis y la declaración del estado de alarma llevaron a la Bolsa a perder un 22,2%.

Desde los máximos de noviembre, el Ibex corrige un 8,9%. A falta de un mes para el cierre del año, el selectivo sube tan solo un 2,87%, lejos del 14,95% que llegó a registrar en junio de 2021 cuando la Bolsa española peleaba por hacerse con los 9.300 puntos. “No es probable que la normalización de expectativas tras la irrupción de la variante ómicron vaya a ser tan rápida como los movimientos de mercado el lunes sugerían”, señala Macroyield. El consenso de los analistas prevén que en las próximas semanas la volatilidad siga su curso.

El resto de Bolsas no escaparon a los recortes, pero estos fueron mucho más moderados tanto en la sesión –las caídas del Ibex estuvieron agravadas por el recorte del 6,1% de Inditex– como en el mes. El Dax alemán concluyó noviembre con una pérdida del 3,75%. El Cac francés bajó un 1,6%; el FTSE británico cedió un 2,46%; el Mib italiano, un 3,95% y Euro Stoxx 600, un 2,64%.

Las caídas tuvieron su réplica al otro lado del Atlántico, unos descensos que se vieron incrementados después de que el presidente de la Reserva Federal dejara la puerta abierta a poner fin al programa de compra de activos unos meses antes a lo inicialmente previsto. Coincidiendo con el cierre de los mercados en Europa, el Dow Jones caía un 3,67% en el mes, mientras el S&P 500 se dejaba un 0,47% y el Nasdaq cotizaba en tablas.

El temor a que aumenten las restricciones a las puertas de la Navidad, un periodo clave para el consumo, y las expectativas de una ralentización de la recuperación en un contexto de repunte de la inflación pasan factura al ánimo de los inversores. No obstante, los expertos señalan que todavía es pronto para sacar conclusiones sobre el impacto de la nueva ola. Johanna Kyrklund, directora global de Inversiones en Multiactivos de Schroders, explica que el nerviosismo de las últimas jornadas se ha visto acrecentado porque el ciclo económico ha madurado y las valoraciones están muy ajustadas. “Es el momento de ser más selectivo”, remarca. Una idea en el que también coinciden los expertos de BlackRock que siguen priorizando la renta variable. “La nueva variante solo retrasará la reactivación de la economía, por lo que no seríamos partidarios de llevar a cabo una retirada de los mercados de valores. Un menor crecimiento en el momento actual implica una mayor actividad en el futuro”, explican.

Caída de los rendimientos

Como ya ocurrió a finales de la semana pasada, los inversores aprovecharon la volatilidad e incertidumbre para acelerar el trasvase de fondos de la renta variable a la renta fija. Esto en la práctica se tradujo en una caída de los rendimientos. El bono español a 10 baja del 0,4% frente al 0,6% en el que cotizaba a cierre de octubre. Por su parte, el bono alemán al mismo plazo profundiza los rendimientos negativos, hasta el -0,34% mientras la deuda francesa con vencimiento en 2031 a punto estuvo de seguir la estela germana y caer a terreno negativo. Un comportamiento más desigual fue el registrado por la deuda estadounidense. Mientras los plazos más largos profundizan las caídas (el bono a 10 baja al 1,4%), los tramos cortos, más sensibles a los cambios en materia monetaria, retoman los ascensos. El bono a dos años sube al 0,55% por las expectativas a una retirada más acelerada de las ayudas.

En el mercado de dividas el temor a la ralentización económica en Europa pasó factura al euro, que en su cruce frente al dólar cae un 2,23% en el noviembre, hasta los 1,13 dólares.

El Brent cierra noviembre con una caída del 5,8%, hasta los 68,9 dólares. Las restricciones a la movilidad y la liberación de las reservas de crudo explican estos recortes.

Ocho valores escapan a las caídas

Solo ocho valores del Ibex escaparon a los recortes. En un índice, eminentemente cíclico, las firmas de cortes defensivo como Naturgy (6,91%), Red Eléctrica (4,03%), Enagás (3,53%), Siemens Gamesa (0,43%) y Fluidra (2,12%) lograron concluir noviembre con ganancias, ascensos que se vieron auspiciados por la caída de los rendimientos de la deuda. Junto a ellas se colaron Merlin Properties (5%), Cie Automotive (4,08%) y Telefónica (6,16%). La compañía que preside José María Álvarez Pallete saca partido de los movimientos corporativos que vive el sector de las telecos en Europa después de la opa de KKR sobre Telecom Italia. Los mayores recortes corrieron a cargo de IAG (-22,5%), BBVA (-22,4%), cotizadas afectadas por las restricciones a la movilidad y los mínimos de la lira turca. Junto a ellas se cuela Grifols (-20%).

Normas
Entra en El País para participar