Las telecos exigen que las ‘big tech’ financien las redes en plena ofensiva de los fondos

Consideran que los grupos de internet son competidores en varios servicios

Afirman que el 5G y la fibra necesitarán una inversión de 300.000 millones

Las telecos exigen que las ‘big tech’ financien las redes en plena ofensiva de los fondos
Getty Images

El debate sobre las infraestructuras de telecomunicaciones y su financiación vuelve a estar sobre la mesa en el Viejo Continente, esta vez en plena tormenta por la amenaza de opa sobre las telecos por parte de los grandes fondos de inversión. Los presidentes de Telefónica, José María Álvarez-Pallete; Deutsche Telekom, Timotheus Höttges; Vodafone, Nick Read, y el conjunto de las 12 grandes operadoras reclamaron ayer que los gigantes de internet de EE UU, las big tech, deberían compartir el coste por el despliegue de las redes, por el fuerte uso que hacen.

En una carta abierta, los directivos de las telecos recordaron que el pasado año, las inversiones del sector ascendieron a 52.500 millones de euros, y ahora deben afrontar una inversión masiva en 5G, fibra y cable para poder hacer frente al aumento de la demanda de servicios de cloud y datos de empresas como Facebook, Netflix y Youtube (Google).

Según las operadoras, debería haber un fuerte apoyo político para asegurar que la regulación facilitase la inversión en las redes gigabit, que requerirán de una inversión adicional de 300.000 millones de euros. En su opinión, la regulación debe reflejar la realidad del mercado. “Las telecos compiten cara a cara con los servicios de las big tech en el contexto de unos mercados vibrantes”, afirmaron.

Las operadoras insistieron en que el modelo actual de redes sólo puede ser sostenible con un “esfuerzo renovado para reequilibrar la relación entre los gigantes tecnológicos globales y el ecosistema digital europeo”.

Las operadoras afirmaron que una parte importante y creciente del tráfico de la red es generada y rentabilizada por las grandes plataformas tecnológicas, pero, al mismo tiempo, son necesarias una inversión y una planificación continuas e intensivas en la red por parte del sector de telecos. “Este modelo, que permite a los ciudadanos de la UE disfrutar de los frutos de la tecnología digital solo podrá ser sostenible si las big tech contribuyen a financiar los costes”, dijeron.

Fondos

La reapertura del debate coincide en el tiempo con la reaparición de la citada amenaza de opa sobre las operadoras europeas por parte de los grandes fondos de inversión, que buscan aprovecharse de la debilidad en Bolsa de las telecos. La principal prueba ha sido la opa de KKR sobre Telecom Italia, valorada en 10.800 millones de euros, además de los revividos intereses por la británica BT.

En este sentido, las operadoras volvieron a pedir un escenario regulatorio que facilite la consolidación. Sus responsables insistieron en que debe ser una prioridad una regulación que permita a las compañías ganar escala, tanto dentro de los mercados, como entre países. “Esto es un interés estratégico para la UE y sus ciudadanos”, dijeron las telecos, que calificaron de signos positivos la colaboración en la industria en los acuerdos para compartir redes y otras vías de cooperación.

En sus críticas a la regulación del sector, los ejecutivos también criticaron el actual modelo de licitación del espectro. “Los altos precios del espectro y las subastas, que artificialmente fuerzan la llegada de entrantes insostenibles deben acabar”, explicaron.

Al mismo tiempo, cargaron contra las propuestas de la Comisión Europea de extender la regulación del precio minorista a las llamadas internacionales. En su opinión, estos planes están en desacuerdo con los objetivos de la década digital. “Estimamos que forzaría una caída de ingresos en el sector de 2.000 millones de euros en cuatro años, que es equivalente al 2,5% de las inversiones en capacidad para la red móvil”, señalaron.

A su vez, destacaron que las políticas encaminadas a reducir el coste de implementación son fundamentales, y deben realizarse con rapidez. Las telecos señalaron que se debe asegurar que las nuevas estrategias industriales permitan a los grupos europeos poder competir con éxito en los espacios de datos globales, para así desarrollar una economía de datos europea “que se base en los valores europeos”.

Normas
Entra en El País para participar