El turismo pierde 5.400 millones de capitalización en un día

Los rebrotes y las prohibiciones a los viajes vuelven a presionar a un sector ya muy castigado en Bolsa

Nuevo tsunami en el sector turístico en Bolsa por la ola de contagios que recorre Europa y la preocupación por la nueva variante del virus detectada en Sudáfrica. A las medidas restrictivas se suman ahora prohibiciones a los viajes por parte de los países europeos. Un cóctel que supone otra bomba para el turismo justo a las puertas de la Navidad y que ha vuelto a pasar factura a los valores ligados a los viajes. IAG, Amadeus, Aena y Meliá perdieron el viernes de forma conjunta más de 5.400 millones de euros de capitalización bursátil.

 

El pesimismo se adueña de los inversores en un momento en el que las compañías turísticas, de las más penalizadas en Bolsa desde que estalló la pandemia, empezaban a recuperarse. “La situación vuelve a castigar a un sector que intenta levantarse después de muchos vaivenes en el último año y medio”, destaca Diego Morín, analista de IG. “Europa es la más afectada. Es la región del mundo con más casos de nuevos virus y está más expuesta a la desaceleración del crecimiento mundial que pueda producirse”, subrayan en eToro.

IAG y Amadeus fueron las más afectadas, con caídas del 15,59% y 7,5%, respectivamente, este viernes. El holding aéreo ha perdido más de 1.400 millones de euros de capitalización y sus títulos ya acumulan un descenso superior al 13% en lo que va de año. Por su parte, Amadeus se ha dejado más de 2.070 millones de capitalización bursátil y cede un 4,7% anual.

Meliá Hoteles logró moderar las caídas tras la apertura, que llegaron a superar el 9%, y cerró finalmente con un descenso del 7,77%, perdiendo unos 108 millones de euros de su valor en Bolsa. Los títulos se acercaron a los 5,40 euros, mínimos del pasado julio. Y ello a pesar de la subida superior al 5% registrada el jueves tras el cambio de recomendación de Jefferies. Desde IG no descartan que baje a 5,20 euros “si los bajistas siguen imponiéndose a la demanda”. Con todo, Meliá registra una subida del 2% este 2021.

Aena ha sufrido en tan solo un día una pérdida de capitalización bursátil de más de 1.850 millones de euros. Las acciones de la gestora de aeropuertos cotizan en los 128,45 euros por título. El valor, que según explican en IG se mantiene dentro de un amplio rango lateral a lo largo de este 2021, tocó suelo en los 128 euros por acción en julio y cede más del 11% desde sus máximos de noviembre en los 145 euros. En el ejercicio baja más del 9,67%.

Los expertos señalan que la aversión al riesgo se debe a que la aparición de la nueva variante sudafricana, más contagiosa que las anteriores, llega justo cuando en algunos países europeos han impuesto nuevos confinamientos, como es el caso de Austria, y restricciones al movimiento. Así, las previsiones de crecimiento y podrían estancarse.

En Renta 4 opinan que, aunque las cotizaciones de las principales compañías del sector de viajes y turismo “están descontando un escenario excesivamente negativo”, las pérdidas podrían extenderse en el corto plazo. Explican que el nuevo linaje del virus “compromete la recuperación del tráfico” en el sector aéreo, dado que se estaría extendiendo muy rápido. En su opinión, “con unos planes de recuperación de la capacidad que están aumentando mes a mes y un comportamiento de la demanda que mejora progresivamente, el miedo a la expansión de la nueva variante supone un golpe para que se consolide la tan esperada recuperación”.

Las principales aerolíneas europeas tenían planes de capacidad para el cuarto trimestre de este año por encima del 60% frente al cuarto trimestre de 2019, previo al estallido del virus.

Para Ben Laidler, estratega de mercados globales de eToro, el batacazo que sufren las empresas turísticas no significa el inicio de un nuevo periodo bajista. Cree que “las economías, los consumidores y las empresas se han vuelto más resistentes a cada nueva oleada y variante de virus”. Considera que las bajas expectativas a las que se enfrenta el sector hacen que la relación riesgo-recompensa sea atractiva. “Son relativamente defensivos a más malas noticias, pero muy sensibles a cualquier buena noticia futura”, sostiene.

Normas
Entra en El País para participar