Retribución al accionista

Arranca el dividendo de Telefónica, ¿qué hacer para cobrarlo?

Mañana martes, último día para comprar acciones

Sede de Telefónica.
Sede de Telefónica.

El scrip dividend de Telefónica del próximo diciembre arranca motores. Quedan pocas horas para que todos aquellos inversores que quieran percibir este cupón puedan comprar acciones de la compañía. De hecho, mañana martes es el último día en el que las acciones cotizan con derecho a percibir este dividendo con cargo a las cuentas de 2020.

Este pago que corresponde al primer tramo de la remuneración al accionista para 2021, tiene un importe de 0,15 euros y se paga este diciembre mientras que el segundo tramo, también de 0,15 euros por título, se abonará en junio de 2022.

El 1 de diciembre comenzará el periodo de negociación de los derechos de asignación gratuita. La operadora entregará a cada accionista un derecho de asignación gratuita por cada acción de Telefónica de que sea titula.

La política de retribución al accionista para 2021 fue aprobada en la Junta General de Accionistas de Telefónica celebrada el 23 de abril de 2021 y contempla una remuneración de 0,30 euros mediante dividendo flexible, que se pagará entre diciembre de 2021 (0,15 euros por acción) y en junio de 2022 (0,15 euros por acción).

Al accionista se le plantean tres opciones. La primera de ellas es la de recibir el efectivo. Se trata de cobrar el dividendo de toda la vida. El dinero lo recibirán los accionistas el 17 de diciembre. Pero para ello, tienen que avisar a su banco de que se decantan por esta modalidad de cobro. La fecha tope para solicitarlo es el 9 de diciembre.

Recibir nuevas acciones es la segunda opción y es la que el accionista debe elegir si cree que las acciones van a subir en Bolsa. También es la que se debe elegir si no se quiere que la participación dentro de la compañía se vea reducida. A nivel fiscal no lleva retención y no tiene consecuencias inmediatas. Tendrá implicaciones cuando vendas las acciones en el futuro, ya que Hacienda considerará que el precio de adquisición originario es menor, y por tanto la plusvalía será superior.

Y la última opción es vender los derechos en el mercado. Si se elige esta opción, el accionista recaudará dinero en efectivo pero no porque lo pague Telefónica, sino por la venta de los derechos en el mercado, es decir, en Bolsa. La cantidad a ingresar es incierta ya que los derechos varían constantemente de precio, pero el valor de partida es similar a lo que Telefónica se compromete a pagar a los accionistas que quieran el efectivo. En junio sólo el 28,5% de las acciones representadas aceptaron el dividendo en efectivo (71,5% en acciones).

 

Normas
Entra en El País para participar