Financiación

Galicia y Unicaja aprovechan la recta final del año para captar recursos a precios atractivos

Levantan 1.100 millones en deuda a seis y cinco años

Fachada del edificio de Unicaja en Málaga, en una fotografía de archivo
Fachada del edificio de Unicaja en Málaga, en una fotografía de archivo Efe

Antes de que los bancos centrales se pronuncien sobre el futuro de la política monetaria y de que la financiación se encarezca, empresas, bancos e instituciones aprovechan las últimas jornadas del año para adelantar la captación de recursos. En las dos últimas dos en el mercado español comunidades autónomas están jugando un papel destacado. Después de que Madrid colocara 500 millones en su segundo bono verde y de que Canarias levantar 300 millones en una referencia a 10 años, hoy es el turno de Galicia. La región ha dado mandato a Abanca, BBVA, Crédit Agricole, Santander y Deutsche Bank -actuó como joint bookrunner- para captar 500 millones en deuda a seis años.

Como ya hiciera Madrid y Andalucía a lo largo del año, Galicia debuta en el mercado de deuda sostenible. Al igual que el resto de regiones que en las últimas sesiones han salido al mercado, Galicia no prevé elevar el importe independientemente de cómo evolucione la demanda. El apetito de los inversores será empleado para rebajar el coste. El interés que suscita el papel español se dejó notar desde primera hora. En la apertura de libros las órdenes de compra superaban los 725 millones, importe que al cierre subió los 800 millones. Esto ha permitido rebajar el coste en dos puntos básicos. El precio que previsiblemente pagará Galicia será de 19 puntos básicos sobre la referencia española a seis años, es decir, el 0,268%.

Dentro del ámbito financiero, Unicaja es el otro protagonista. Dos semanas después de que la entidad captara 500 millones en deuda perpetua al 4,8%, ahora el banco ha levantado 600 millones en deuda sénior preferente con vencimiento en 2026 pero que incluye la opción de amortización anticipada en diciembre de 2025. Si no se canjea el cupón se vuelve a fija tomando como referencia el midswap a un año (tipo de interés libre de riesgo) más un diferencial de 115 puntos básicos. En la apertura de libros la operación partía con un diferencial de 125 puntos básicos sobre midswap, precio que logró recortarse en 10 puntos básicos, hasta los 115. Esto equivale a un rentabilidad del 1,015%. Junto a esta rentabilidad los bonos devengará un cupón anual del 1%. La rebaja del coste se debió al apetito mostrado por los inversores. La operación se cerró con una demanda de 1.000 millones. Nomura, Santander, Société Générale y Unicredit son los bancos contratados para efectuar la emisión.

Desde Uncredit subayan que la hiperactividad que registra el mercado de capitales en las últimas semana se debe principalmente "a que algunos emisores han anticipado parte de las necesidades de financiacion/refinanciación de 2022, como prevención ante la potencial subida de costes de financiación el año que viene por la retirada parcial de estímulos de los bancos centrales".

Normas
Entra en El País para participar