Embarcaciones

Los barcos “más modernos del mundo” retoman la carrera por el transporte marítimo entre capitales

Naviera Armas y Fred. Olsen coinciden en la incorporación de nuevas embarcaciones en un contexto de recuperación del tráfico

El ferry de Fred Olsen sale del puerto de Las Nieves, en Agete,
El ferry de Fred Olsen sale del puerto de Las Nieves, en Agete,
Las Palmas de Gran Canaria

Los usuarios del transporte marítimo entre Gran Canaria y Tenerife, la joya de la corona en el tránsito interinsular de las Islas, son estas semanas testigos y beneficiarios de una relanzada carrera por el liderazgo entre los dos operadores del servicio, Naviera Armas y Fred. Olsen, marcada por la incorporación casi simultánea de embarcaciones con las que ambas compañías intentan ganar un mercado que recupera movimiento tras los rigores de la pandemia de Covid-19, que pilló en astilleros a los nuevos buques insignia de su flota. Las cifras son prometedoras pero aún no alcanzan, al menos en el tráfico de pasajeros, los registros anteriores al estallido de la Covid-19, objetivo de ambas navieras, que dicen haber modernizado su oferta con el último grito de la ingeniería naval; “los barcos más modernos del mundo”, según afirman también al unísono.

En el caso de la naviera presidida por Antonio Armas, acaba de incorporar a su nuevo catamarán, el Volcán de Taidía, para reforzar el “puente marítimo” entre las dos capitales canarias en unión de su gemelo, Volcán de Tagoro, con seis salidas diarias de ida y vuelta, de lunes a viernes, dos los sábados y cuatro los domingos. Con 16 tripulantes, el Volcán de Taidía tiene capacidad para acoger 1.184 pasajeros, así como un garaje en dos cubiertas para 215 coches y 595 metros lineales para carga rodada. El nuevo buque incorpora mejoras de rendimiento que incluyen mayor velocidad, menor consumo de combustible y mejor estabilidad. Con 10.870 toneladas brutas, mide 111 metros de eslora y mantiene una velocidad de servicio de 36 nudos. El buque de Armas arribó al puerto de Las Palmas de Gran Canaria después de un viaje de 21 días y 13.000 millas náuticas de recorrido desde su entrega en un astillero de Tasmania.

En cuanto a la apuesta modernizadora de Fred. Olsen, se traduce en la entrada en servicio hace semanas del Bañaderos Express, un trimarán que alcanza una velocidad media de 38 nudos y tiene capacidad para 1.100 pasajeros y 276 automóviles. El buque, gemelo a su vez del Bajamar Express, fue construido por Austal, constructor naval también australiano, en su astillero de Cebú (Filipinas), y “viene a culminar el proyecto de los trimaranes con una inversión de casi 140 millones de euros”, afirma el director general de la naviera, Andrés Marín, con el objetivo de relanzar la apuesta por la ruta entre Santa Cruz de Tenerife y el Puerto de las Nieves, en el municipio grancanario de Agaete.
El transporte marítimo interinsular, en particular el de las rutas con mayor frecuencia y movimiento de carga y pasaje, las que comunican ambas islas capitalinas del Archipiélago, vive momentos de recuperación sin alcanzar aún las cifras anteriores a la pandemia. Así lo atestiguan las estadísticas oficiales ofrecidas por el Instituto Canario de Estadística (Istac), que exhiben una tendencia al alza pero aún con pasaje por recuperar. Por ejemplo, en el pasado mes de septiembre (últimos datos disponibles) el puerto de la Luz y de Las Palmas registró la llegada de 124.444 pasajeros, muy por encima de los 91.530 que tuvo el año pasado, en un contexto de pandemia en pleno desarrollo de su segunda ola. Pero aún no ha alcanzado los 131.629 pasajeros registrados en el mismo mes de 2019. En cuanto al puerto de Santa Cruz de Tenerife, registró la llegada de 150.031 pasajeros en línea regular en septiembre de 2019, que cayeron hasta 80.704 en el mismo mes del año pasado, hasta recuperarse en el ejercicio en curso, cuando llegaron este puerto 126.887 pasajeros en transporte regular. Ambos puertos capitalinos son la base empleada por el puente marítimo de Armas, con terminales en la estación de pasajeros de Santa Cruz de Tenerife y el muelle Nelson Mandela de Las Palmas de Gran Canaria.

Por su parte, Fred. Olsen utiliza también el muelle principal de la capital tinerfeña, pero navega hasta Agaete, instalación dependiente del ente público autonómico Puertos Canarios. En este caso, los datos apuntan a una recuperación sostenida pero aún algo alejada de las cifras anteriores a la pandemia: Agaete recibió en junio de este año (también últimos datos disponibles para el Istac) un total 68.022 pasajeros en línea regular, muy por encima de los 42.074 que tuvo en el mismo mes del año pasado. Pero aún tiene el objetivo de acercarse a las óptimas cifras de 2019: 111.664 pasajeros.

¿En qué van a notar los usuarios del transporte marítimo entre islas capitalinas la concurrencia de nuevas embarcaciones de carga y pasaje de última generación? Lo resume, aludiendo a la incorporación del Volcán de Taidía, el nuevo director general de Naviera Armas, Fernando Val: “Se trata de barcos mucho más eficientes, sostenibles y amigables para el pasajero. También ofrecen mayores garantías de puntualidad”. En este contexto, agrega el directivo de la naviera canaria, “la receptividad de nuestros clientes está siendo muy buena, y ahora estamos en una situación dinámica, de recuperación pero sin alcanzar aún las cifras que teníamos en 2019”. La carrera está lanzada.

El Plan Futuro de Armas

  • El director general de Naviera Armas, Fernando Val, presentó esta semana la nueva estrategia de la empresa, basada, en sus propias palabras, en cinco conceptos: “Digitalización, mejora de ingresos, reducción de costes, mejora del gobierno corporativo y gestión del talento. Y todo ello con el liderazgo de Antonio Armas como presidente de la compañía”.
  • Recuperar la rentabilidad. Naviera Armas traza su nueva singladura hacia los números negros en función de varios parámetros. Uno, la recuperación financiera a través de la cooperación con sus acreedores, ahora convertidos en accionistas. Dos, la venta de sus activos en Baleares a Grimaldi, con el objetivo de reducir deuda a costa de dejar un mercado con mucha competencia actual.
  • Tarfaya: nada por ahora. La recuperación de la fallida línea entre Puerto del Rosario y el puerto marroquí de Tarfaya es un objetivo expreso del Cabildo de Fuerteventura, pero esta opción, que Naviera Armas puso en funcionamiento en 2007, no está ahora mismo en el radar de la empresa. “Siempre estudiamos nuevas rutas viables, pero ahora mismo no hay nada”, sentencia Fernando Val.
Normas
Entra en El País para participar