Crónica de Bolsa

El Ibex se despide de los 9.000 puntos con el alza de las tensiones inflacionistas

El selectivo español registra leves caídas y en Europa domina el signo dispar

Parqué de la Bolsa de Nueva York.
Parqué de la Bolsa de Nueva York. EFE

La mejora de los indicadores macroeconómicos no está teniendo el efecto que cabría esperar en las Bolsas. Esta vez una mejora del escenario es interpretado como un riesgo adicional para que los bancos centrales procedan al endurecimiento de la política monetaria en un contexto en el que las tensiones inflacionistas no paran de aumentar. El Ibex 35 cede un 0,52% y tres semanas después de haberse hecho con la barrera psicológica de los 9.000 puntos, este miércoles vuelve a perderla.

Pero no solo la inflación y el temor a la retirada de las ayudas de los bancos centrales pesó ayer sobre el mercado. El aumento de casos de coronavirus en Europa sirve como aliciente a la corrección. Meliá (-4%) fue el valor más bajista, seguido de cerca por Bankinter (-2,93%) e Indra (-2,72%). En el lado opuesto se situaron Fluidra (2,9%), CIE Automotive (1,94%) y Solaria (1,75%). Fuera del Ibex 35 el protagonismo recayó sobre Técnicas Reunidas, que bajó un 8,3% después de que Kepler Cheuvreux recortase su recomendación desde mantener a neutral y fijara como precio objetivo los seis euros, un 21% por debajo del precio de sus acciones al cierre.

Menor movimiento registró el resto de Bolsas europeas. El Cac francés (0,06%), el Dax alemán (0,02%) y el Mib italiano (0,07%) cerraron en tablas mientras el FTSE británico cedió un 0,49%. Aunque el Banco de Inglaterra se negó en la pasada reunión a subir los tipos, el mercado cree que en diciembre se acabará el periodo de gracia después de que la inflación haya subido un 4,2% el mes pasado, tres décimas más de lo previsto por los analistas.

Tras conocer ayer una importante batería de datos macroeconómicos relevantes en EE UU, hoy llegan nuevas cifras de inflación. Se ha conocido un alza de la inflación en el Reino Unido y que el IPC de la zona euro subió al 4,1% interanual en octubre, en un entorno de crecientes presiones inflacionistas, especialmente por el lado de la oferta. 

Olivier de Berranger, director de gestión de activos en La Financière de l'Echiquier (LFDE), sostiene que "la inflación ha llegado para quedarse y las autoridades tanto políticas como monetarias carecen de extintor".

Además, los inversores se mantienen de nuevo preocupados por el aumento de contagios de coronavirus en algunos países europeos como Alemania, mientras se debaten nuevas restricciones.

Por otro lado, el mercado se mantiene pendiente de la decisión de la Casa Blanca sobre quién ocupará el cargo de presidente de la Reserva Federal una vez finalice el actual mandato en febrero, centrándose las opciones en el actual presidente, Jerome Powell, y el gobernador Lael Brainard.

"Una elección que podría determinar el tono de la política monetaria de la Fed en los próximos meses, en un entorno condicionado por la persistencia de las presiones inflacionistas de oferta", explican desde Singular Bank, donde añaden que esta situación "aumenta la incertidumbre en los mercados financieros sobre el cumplimiento del cronograma de reducción gradual de la compra de activos de la Fed y cuándo se producirá la primera subida de los tipos de interés oficiales, especialmente ante las perspectivas de un posible tono más moderado de Lael Brainard".

En Asia, la sesión se ha saldado con números rojos casi de forma generalizada: El Nikkei de Tokio ha bajado el 0,40% y el Hang Seng de Hong Kong, el 0,50%, mientras que la Bolsa de Shanghái sube el 0,28%.

Por otro lado, el precio del barril de petróleo de calidad Brent, referencia para el Viejo Continente, bajó un 2,6 %, hasta situarse en 80,28 dólares, mientras que el Texas cedió un 3% hasta los 78,36 dólares el barril.

En el mercado de divisas, la cotización del euro frente al dólar se coloca en 1,1306 'billetes verdes'. De su lado, la lira turca ha acentuado su tendencia bajista después de que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, pidiera una reducción de los tipos de interés, y a media mañana encadenaba nuevos mínimos históricos. En concreto, la lira se depreció un 1,6% frente al euro y un 1,58% frente al dólar, hasta cambiarse la moneda europea por 11,95 liras y por 10,56 el billete verde.

Normas
Entra en El País para participar