Operación en la alimentación

El gigante brasileño JBS controlará el productor vasco de carne cultivada Biotech Foods

El grupo de São Paulo invierte 36 millones en una ampliación de capital. Permitirá a la firma española la construcción de la primera fábrica de este tipo en el país

Íñigo Charola y Mercedes Vila, fundadores de Biotech Foods.
Íñigo Charola y Mercedes Vila, fundadores de Biotech Foods.

Uno de los gigantes mundiales de la alimentación, la empresa brasileña JBS, ha entrado en el capital Biotech Foods, el productor vasco de la conocida como carne cultiva. La cotizada de São Paulo ha invertido 36 millones de euros cubriendo la ampliación de capital de la firma guipuzcoana. De esta forma, JBS se convierte en el principal accionista de la empresa, según confirma Biotech Foods, aunque no ha transcendido el porcentaje exacto del accionariado con el que se hace.

La inyección de capital en Biotech Foods servirá para afrontar la construcción de la primera planta industrial en España para carne cultivada, un tipo de producto que proviene de células de animales y que no requiere el sacrificio del ganado. Este sector está recibiendo el interés de inversores como Bill Gates, Sergey Brin, fundador de Google, y Richard Branson, de Virgin.

La nueva fábrica se instalará en Gipuzkoa entre varias ubicaciones disponibles y cerca del centro actual de I+D de San Sebastián donde se ha desarrollado la carne cultivada, según adelanta Íñigo Charola, cofundador y consejero delegado de Biotech Foods. La intención es que la planta esté lista en 2024, cuando se espera que comience la comercialización de los productos.

La operación de entrada de JBS, tras la búsqueda de inversores en los últimos meses, ha sido asesorada por Santander Corporate & Investment Banking y por el despacho jurídico Cuatrecasas.

“Es una primera inversión de JBS, pero en el futuro puede haber otras”, anuncia el CEO de Biotech Foods. Tras la operación, Charola y la cofundadora Mercedes Vila, permanecen en el accionariado y al frente de la gestión empresarial. Igualmente continúan en el capital el productor cárnico Aves Nobles y Derivados (Aldelis), el family office Interalloys & Investments y el centro vasco CIC Nanogune.

En qué consiste la carne cultivada

La producción de carne cultivada comienza con la captura de células a través de una biopsia al animal, que no es sacrificado. Biotech Foods trabaja actualmente con vacuno, pero podría hacerlo con avícola, bovino o porcino. La muestra corresponde a células del músculo, la proteína que industrialmente se reproduce. Ese tejido pasa a unos tanques de acero inoxidable, similares a los de la industria láctea o de bodegas, en los que se alimenta las células con aminoácidos, vitaminas, sales y se aporta oxígeno.

A partir de ese momento, el tejido crece y se extrae la conocida como carne cultivada. Biotech Foods dirigirá ese producto a clientes que fabrican alimentos procesados, que lo utilizarán como materia prima para elaborar salchichas, hamburguesas o albóndigas, por ejemplo.

Qué es JBS

El grupo brasileño es uno de los grandes actores del sector alimentario, concretamente “el mayor productor de carne del mundo”, según el CEO de Biotech Foods, quien resalta la importancia de que un holding de este tamaño haya apostado por la biotec vasca y por el sector.

En España, el grupo JBS es muy poco conocido a pesar de su tamaño. El pasado año facturó 43.650 millones de euros y ganó 5.500 millones, según sus cuentas públicas, y cotiza con una capitalización de 14.500 millones. La firma es conocida como la nevera de Latinoamérica, como productor de todo tipo de productos cárnicos. Sus marcas están en todo el mundo, con fuerte presencia en EE UU y el continente americano, Asia, Reino Unido, algunos países europeos y Australia y Nueva Zelanda. Cuenta con decenas de enseñas, entre ellas Pilgrims’s, Swift o Seara.

Para Gilberto Tomazoni, CEO global de JBS, la entrada en Biotech Foods sirve para posicionarse en un sector innovador que puede reforzar la producción de proteínas. “Esta adquisición refuerza nuestra estrategia de desarrollar nuevas formas de producción para satisfacer la creciente demanda mundial de alimentos, como resultado del crecimiento poblacional en las próximas décadas”, afirma el directivo.

Con la alianza, JBS tiene acceso a una tecnología innovadora y, por su parte, la empresa vasca gana músculo industrial. “Conseguimos la financiación necesaria para aumentar la capacidad productiva y, además, una forma de llegar al mercado”, apunta Charola.

Competencia

En el mundo hay varias empresas que trabajan en este tipo de productos. Recientemente, la israelí Aleph Farms completó una ronda de financiación de 93 millones en la que entraron como accionistas los fondos L Catterton y DisruptAD.

En la estadounidense Upside Foods –antes llamada Menphis Meat–, invirtieron Gates, Branson y la empresa de alimentación Tyson Foods. En Europa, destaca también la neerlandesa Mosa Meat.

De momento, solo Singapur ha aprobado la carne cultivada. En Europa, desde 2017 la legislación se abrió a estos productos, pero no hay todavía ninguno en el mercado. Charola, de Biotech Foods, indica que la autorización de la Comisión Europea irá ligada al proceso industrial en la planta que deben construir, por lo que esperan que hasta 2024 no tengan la luz verde.

Normas
Entra en El País para participar