Renovables

Opde estudia reducir a la mitad su OPV para saltar al mercado en 2022

Busca un nuevo sindicato tras el fracaso de primavera

Opde estudia reducir a la mitad su OPV para saltar al mercado en 2022

Opdenergy mantiene vivos sus planes para salir a Bolsa, pese al fracaso que sufrió la pasada primavera. La compañía española de renovables estudia reconfigurar la operación como una ampliación más pequeña, de unos 200 millones, frente a los hasta 400 millones que planteó en abril, con el objetivo de volver a lanzar el proceso durante el año próximo, según indican fuentes financieras.

 

Todo apuntaba a que 2021 iba a ser el gran año de las salidas a Bolsa en España. Y, si bien consiguió cortar una sequía de varios ejercicios sin debuts en el mercado, el resultado ha sido desigual. Al margen de los éxitos del estreno de Allfunds en la Bolsa de Áms­terdam y de Wallbox en la de Nueva York, el resultado ha sido desigual. Y las compañías de renovables, que apuntaban a las grandes protagonistas del año, no han sido el catalizador que se esperaba. Acciona Energía consiguió protagonizar el mayor estreno de una empresa en el parqué español en los últimos años, mientras Ecoener sufrió en sus primeras jornadas de cotización y Capital Energy y Opde se quedaron por el camino. Ahora retoman sus planes.

En el caso de Opde, este verano consiguió un fuerte espaldarazo con la venta de 20 proyectos solares, que suman una capacidad de más de 1.000 MW, a Bruc. Con esta operación, la compañía trata de calmar uno de los principales recelos del mercado: la falta de proyectos de renovables en funcionamiento y un excesivo pipeline con poca visibilidad. El siguiente paso será adecuar las expectativas de la compañía al sentimiento que percibieron del mercado con su intento fallido de saltar al parqué de la pasada primavera.

Ya cuando lanzó entonces la operación, Opde rebajó las pretensiones con las que inició el proceso. Pasó de unas valoraciones superiores a los 1.000 millones a una horquilla de entre 4,26 euros a 5,20 euros por acción, lo que arroja un valor para toda la compañía de entre 826 millones y 926 millones. La firma planteaba entonces acometer una ampliación de capital de entre 375 millones y 425 millones con un free float del 43% del capital.

Ahora la compañía vuelve a acotar el tamaño de la operación. Sobre el tapete está recortar la ampliación de capital a entre 200 y 300 millones, la mitad de lo que había proyectado hace un año. Esto recortará la valoración de la compañía a unos 600 o 700 millones. Otras fuentes del mercado indican que todas las opciones permanecen abiertas y además de una salida a Bolsa, la empresa baraja también emitir deuda corporativa o dar entrada a un fondo en el capital. El objetivo es contar con el colchón suficiente para desarrollar los proyectos que tiene en construcción.

Por el momento, la compañía ya ha renovado el grupo de bancos que le acompañen en su intento por salir de nuevo a Bolsa. Si el intento de este año fue pilotado por Citi y Santander, para el de 2022 volverá a contar con el banco español, al que sumará a Barclays y a Société Générale.

Normas
Entra en El País para participar