Conglomerado

Toshiba se dividirá en tres empresas cotizadas para “maximizar su valor”

Una se dedicará a servicios de infraestructura, otra agrupará el negocio de dispositivos

electrónicos y almacenamiento y una tercera controlará las participaciones en Kioxia Holdings Corporation y Toshiba Tec Corporation

Logo de Toshiba en un edificio de Kawasaki
Logo de Toshiba en un edificio de Kawasaki REUTERS

El conglomerado industrial japonés Toshiba anunció este viernes su plan para dividirse en tres empresas independientes cotizadas en Bolsa, un movimiento que llega después de la batalla por su reestructuración iniciada por inversores activistas y con el que pretenden “maximizar su valor”.

La multinacional segregará su negocio principal en dos empresas, una centrada en servicios de infraestructura, incluyendo los negocios de energía, construcción, sistemas, baterías y digital, y otra que agrupará el negocio de dispositivos electrónicos y almacenamiento. Una tercera empresa independiente controlará las participaciones de Toshiba en Kioxia (su subsidiaria de chips de memoria) y Toshiba Tec Corporation.

La firma japonesa espera completar la reorganización de su actividad para la segunda mitad del ejercicio fiscal 2023. Toshiba lleva años atravesando problemas económicos y protagonizando escándalos financieros y luchas internas de poder.

“Esta es una oportunidad muy grande para nosotros”, dijo el CEO de Toshiba, Satoshi Tsunakawa, quien explicó que la directiva “ha examinado todas las posibles opciones para maximizar su valor para los accionistas”. La compañía defendió que “la separación creará dos empresas distintivas con características comerciales únicas que liderarán sus respectivas industrias. El gigante nipón dijo que aspira a situar a sus ramas de infraestructuras y dispositivos electrónicos como “líderes en sus sectores”.

Tsunakawa dijo que Toshiba “ha evolucionado constantemente para mantenerse a la vanguardia durante sus más de 140 años de historia”. “El anuncio de hoy [por el viernes] no es diferente. Para mejorar nuestro posicionamiento competitivo, cada empresa necesita ahora una mayor flexibilidad para abordar sus propias oportunidades y desafíos de mercado”, añadió.

La compañía pretende destinar todo el capital que supere el nivel apropiado, que estima en unos 100.000 millones de yenes (765 millones de euros) en dos años, a retribuir a los accionistas, incluyendo recompras de acciones en los ejercicios 2022 y 2023.

El grupo, que fabrica desde maquinaria para centrales nucleares hasta ascensores, discos duros o microchips, logró entre abril-septiembre (su primer semestre fiscal) un beneficio neto atribuido de 59.795 millones de yenes (458,4 millones de euros), casi 18 veces más que un año antes. Sus ventas netas fueron los 1,546 billones de yenes (11.851 millones de euros), un 13% más.

Normas
Entra en El País para participar