Salud

Grifols liquida el negocio de bolsas de sangre y cierra la producción en Brasil y Murcia

Informa a los sindicatos un ERE para el 50% de la plantilla de su fábrica murciana. El grupo considera que este negocio no es estratégico

Planta de Brasil de Grifols.
Planta de Brasil de Grifols.

Grifols está liquidando su división de bolsas de sangre de uso hospitalario, que considera no estratégica. La compañía cotizada informó a inicios de esta semana a los representantes sindicales el cierre de ese negocio en su planta de Murcia, lo que afectará a 165 empleados, el 50% de la plantilla ubicada en ese centro. Además, la compañía se desprenderá de su fábrica de Brasil, inaugurada en 2019 y perteneciente a esta misma línea de negocio.

La dirección de la compañía en la planta de Murcia comunicó a los representantes de los trabajadores que ha intentado vender esa actividad, pero ante la falta de ofertas ha optado por liquidar la producción destinada a ese negocio en Murcia y despedir a los trabajadores.

Esa instalación, ubicada desde 2012 en el municipio de Las Torres de Cotillas, está dedicada a la producción de bolsas de plástico para la recolección de sangre y, también, a la fabricación de soluciones de fluidoterapia (suero salino).

El cierre solo afectará al negocio de bolsas de recolección y no al de suero, que seguirá operativo. Afectará a alrededor de 100 operarios y otros 65 empleados que dan soporte a esa actividad, lo que supone el 50% de la plantilla destinada en Las Torres de Cotillas, según fuentes sindicales.

“Alineada con la estrategia de crecimiento a largo plazo de la compañía, centrada en potenciar líneas de negocio esenciales, viables y estratégicas, Grifols tiene la intención de discontinuar el negocio de las bolsas de recolección de sangre de las plantas de Murcia y Brasil”, reconoce la compañía de hemoderivados a este diario. Este negocio es muy poco rentable para la empresa de hemoderivados y solo supone una parte de la división hospitalaria (que representa a su vez el 2% de la facturación del grupo).

La empresa prevé presentar el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) el 22 de noviembre, según fuentes de CCOO, y a partir de esa fecha contará con 30 días para negociar las salidas de los trabajadores. Los representantes de CCOO esperan que la compañía minimice los despidos anunciados, que ofrezca recolocaciones de empleados y prejubilaciones y, si tuviera que despedir a algunos trabajadores, lo haga en las mejores condiciones posibles, ya que Grifols es una compañía “que ha ganado cientos de millones de euros en los últimos años”.

Grifols está en Las Torres de Cotillas desde 1990. En 2012 inauguró la nueva planta –a la que acudió el entonces presidente de la Región de Murcia, Ramón Luis Valcárcel (PP)– y en la que invirtió 18 millones. Entonces, informó que esa instalación producía alrededor de siete millones de bolsas.

En el caso de la planta al otro lado del Atlántico, la empresa reconoce igualmente el cese de esa actividad. “En Campo Largo, Brasil, también se discontinuará la línea de bolsas de sangre y la compañía está explorando en este momento alternativas para el futuro de la fábrica”, aseguran desde la firma cotizada en el Ibex 35. Ese centro va a tener muy corta vida, ya que fue inaugurado en 2019, cuando la empresa expresó que allí tendría una capacidad de producción anual de más de 10 millones de bolsas para conservación de componentes sanguíneos y que suministraría al mercado latinoamericano.

La firma catalana recientemente también ha informado que vendió su negocio de hemostasia por un importe aproximado de 25 millones de dólares, incluido desde la misma manera en el plan de desinversiones, aunque no ha desvelado el nombre del comprador.

El consejo de Biomat recomienda acudir a la opa

El grupo está reestructurando algunos negocios para abordar compras como la de Biotest y reducir deuda. La empresa informó ayer que el consejo de administración de la alemana Biotest recomendó recientemente a los accionistas minoritarios acudir a la opa que lanzó la catalana sobre su rival, con un valor conjunto de 2.000 millones, incluyendo deuda.

Igualmente, en su afán por reducir deuda después de ese movimiento de compra, la compañía fundada por la familia Grifols, recordó que tras el acuerdo con el fondo soberano de Singapur (GIC), que realizará una inversión de 1.000 millones de dólares en la filial Biomat USA, destinará los fondos obtenidos para amortizar deuda.

Normas
Entra en El País para participar