La hucha de las pensiones ha rentado un 3,6% de media anual en 15 años

Este vehículo creado por la Seguridad Social generó 29.000 millones de retornos en sus mejores años

José Luis Escrivá, ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, quiere resucitar la hucha de las pensiones. El Fondo de Reserva de la Seguridad Social se creó en 2000 para ir acumulando un patrimonio que permitiese hacer frente a la fuerte subida de los pagos de pensiones. El vehículo llegó a acumular 65.000 millones de euros y logró una rentabilidad media anual en 15 años del 3,6% (mejor que la de los planes de pensiones individuales), pero desde 2012 se fue vaciando hasta quedar en poco más de 2.000 millones de euros.

De acuerdo con el último informe del Fondo de Reserva, presentado hace dos semanas en el Congreso, este instrumento ha conseguido desde su creación unas rentabilidades acumuladas anuales de 28.874 millones de euros. La mayor parte de estos retornos se cosecharon entre 2009 y 2016, cuando cada año el fondo obtenía más de 2.000 euros anuales de rentabilidades.

En esa época se lograron retornos muy altos: un 8,77% en 2008, un 6,01% en 2011, un 9,14% en 2013 o un 11,85% en 2014.

La explicación para estos fuertes rendimientos está en la composición de la cartera de inversiones. El Fondo de Reserva solo invirtió en deuda pública emitida por el Tesoro español. Durante los años en los que la situación financiera de España despertaba más dudas entre los inversores internacionales, más le costaba a España financiarse y mayores intereses tenía que pagar por su deuda. La temida prima de riesgo, que llegó a dispararse hasta 650 puntos básicos. De hecho, España llegó a emitir en 2011 un bono a 10 años con un cupón del 7%.

El futuro del Fondo de Reserva

  • Aportaciones. Seguridad Social quiere aprobar una contribución extraordinaria del 0,6% anual para recargar el Fondo de Reserva y poder hacer frente al gasto disparado en pensiones, que se va a agravar cuando se jubile la generación del baby boom, la más numerosa de la historia de España. El objetivo es llegar a acumular 41.000 millones de euros en 2032.
  • Retornos. El ministerio calcula que se podrían recaudar 2.800 millones de euros al año, lo que sumaría 28.000 millones en una década. Sin embargo, con la inversión de los fondos el equipo de Escrivá espera poder conseguir un retorno medio anual del 5%, para generar 13.000 millones de euros de rendimientos financieros.
  • En negativo. Desde que el BCE comenzó a comprar deuda española, las rentabilidades han caído en picado. En los últimos cinco años, el Fondo de Reserva ha obtenido un retorno medio anual del -0,05%. Su cartera está actualmente compuesta exclusivamente por deuda pública española a corto plazo.

El Fondo de Reserva compraba algunas de estas emisiones, que en muchos casos han sido muy rentables, y que pudo revender en mercados secundarios.

La rentabilidad logradas en 15 años, del 3,57%, es mejor que las conseguidas, de media, por los planes de pensiones individuales: un 2%. En el caso de los planes de pensiones de renta fija a largo plazo (más equiparable al Fondo de Reserva), su rendimiento medio ha sido del 2,11%. Estas cifras están en buena medida lastradas por las comisiones que aplican las gestoras de planes, que rozan el 2% anual.

La rentabilidad del fondo ha sido excelente, tanto desde un punto de vista absoluto como relativo, teniendo en cuenta los resultados obtenidos por los fondos de inversión españoles y europeos y los planes de pensiones españoles equiparables”, explica Félix López, socio director de la gestora Atl Capital.

En cambio, cuando se compara la rentabilidad del Fondo de Reserva con la de los planes de pensiones de empleo, la diferencia no es tan grande. Estos vehículos son promovidos en el marco de la negociación colectiva y son dotados por parte de empresas y Administraciones públicas en beneficio de sus empleados. Su retorno medio en los últimos 15 años ha sido del 3,08%, en gran parte por aplicar comisiones mucho más bajas (inferiores al 0,3% anual).

Los gestores de planes de pensiones consideran que no se pueden comparar los instrumentos de ahorro privado con el Fondo de Reserva. “Todos los planes de pensiones tienen que invertir, por normativa, de una forma muy diversificada, comprando bonos y otros activos de diferentes emisores, lo que reduce los riesgos, mientras que el Fondo de Reserva tiene todo el riesgo concentrado en un mismo emisor”, explica un veterano gestor.

Desde que el BCE tomó cartas en la crisis de la deuda europea y empezó a comprar bonos españoles e italianos, las rentabilidades de los mismos cayeron en picado. Para España fue un alivio, pero los retornos anuales del Fondo de Reserva de la Seguridad Social cayeron con fuerza.

El fondo podría comprar deuda emitida por otros países europeos pero lo cierto es que, a día de hoy, mantiene toda su cartera en deuda a corto plazo española, que tiene rentabilidades negativas.

Normas
Entra en El País para participar