Energía

Una decena de fondos decidirán el éxito de la opa de EQT sobre Solarpack

El fondo necesita de un 24,04% más para que la oferta triunfe

Solarpack pulsa en la foto

EQT ultima su asalto a Solarpack. El fondo se ha propuesto controlar como mínimo el 75% de la compañía vasca de renovables. Una empresa para la que resultará imprescindible contar con el apoyo de, al menos, una decena de la avalancha de hedge funds que han entrado en el capital de la firma desde que el fondo lanzó la opa.

Los accionistas de Solarpack tienen hasta el próximo 19 de noviembre para decidir si aceptan los 26,5 euros por acción que ofrece EQT. Tres de ellos ya tomaron la decisión antes de que el fondo sueco hiciese pública la oferta. Se trata de las sociedades Beraunberri, Burgest 2007 y Landa, que controlan un 50,97% del capital, quienes ya han comprometido que venderán sus acciones a cambio de un 5% y un 3% de la sociedad con la que EQT lanza la opa.

Pese a contar ya con más del 50% del capital comprometido, el fondo se ha puesto como objetivo y condición imprescindible para que la opa triunfe alcanzar, al menos, un 75% del capital. Es decir, EQT necesita atraer a dueños del 24,04% del capital. Entre ellos son clave el nutrido grupo de hedge funds que ha desembarcado en el capital de la firma vasca.

Accionistas

Según los registros de la CNMV, una decena de fondos han entrado en el capital de la firma de renovables. Suman precisamente un 26,83%, prácticamente el montante del capital que necesita EQT para que la opa triunfe. A ellos se suma buena parte del free float, que supone el 16% y buena parte está compuesto por fondos de inversión con una participación inferior al 1%.

Entre estos fondos se encuentran algunos hedge funds especializados en opas. Su modus operandi habitualmente es entrar en el capital de empresas objeto de una opa y forzar desde ahí una mejora en el precio. Un ejemplo es Syquant Capital, que ya puso en un brete la ofensiva de KKR sobre Telepizza o la opa de este fondo junto a Cinven y Providence a MásMóvil. Cierto es que en ninguno de estos casos ha sido capaz de frustrar ninguna de estas opas ni provocar una subida de precio.

EQT tiene además otras fórmulas para que la opa tenga éxito. Por un lado, es también clave el papel de la familia Ybarra, uno de los primeros inversores en Solarpack tras la salida a Bolsa, que tiene un 5%. La otra baza del fondo es renunciar a esa aceptación mínima, como hizo IFM en su reciente opa sobre Naturgy, donde se ha tenido que conformar con un 10%, frente al 17% mínimo que se había marcado.

Esta es una de las alternativas que el fondo ya había previsto en el folleto de salida a Bolsa, que la CNMV aprobó la semana pasada. La otra es, en caso de quedarse por debajo de ese 75%, o bien mantener a la compañía cotizando en Bolsa o bien lanzar una posterior opa de exclusión. En otras opas previas, cuando el comprador se ha quedado por debajo de ese 90% que permite ejercer la compra forzosa de acciones la alternativa ha sido lanzar una oferta de compra al mercado, al mismo precio que la opa, y después promover la exclusión de cotización en una opa posterior.

Normas
Entra en El País para participar