Prolongan el rally en Bolsa

El alza de los tipos no acaba con los descuentos sobre el valor contable de la banca

Solo Bankinter y BBVA están próximos a cotizar por encima de su valor en libros

El bancario es uno de los sectores que mejor está recogiendo la recuperación que vive la renta variable desde el estallido de la pandemia. Después de la convulsión sufrida el año pasado, en 2021 la mejora económica y el alza de los rendimientos en el mercado de deuda están sirviendo de catalizador al sector, el más alcista de la Bolsa española. Pero registrar sustanciales subidas en Bolsa y lograr un beneficio de 15.582 millones hasta septiembre no es suficiente para acabar con el mal endémico de los descuentos respecto a su valor en libros, una característica que acompaña a la banca desde la crisis financiera. Eso sí, la recuperación experimentada en los últimos 20 meses ha permitido rebajar la brecha desde el 80% que registraron en los momentos más duros al 30% actual.

Nuria Álvarez, analista de Renta 4, señala que el entorno operativo continúa siendo un reto importante tanto por el escenario de tipos cero como por la elevada competencia y la entrada de nuevos jugadores en escena. En un entorno en el que las alternativas para obtener ingresos se han visto muy limitadas Juan José Fernández- Figares, director de análisis de Link Securities, explica que la regulación tampoco está ayudando. Aunque a diferencia de lo acontecido en crisis pasadas los inversores ya no dudan de la solvencia, el elevado nivel de capital y los bajos márgenes de intereses pasan factura a las rentabilidades sobre los fondos propios. Estas pobres rentabilidades se sitúan por debajo de los costes de capital, lo que está provocando que las entidades continúen destruyendo valor, una tendencia que, según el experto, se prolongará algunos años más.

Para que las entidades digan adiós a este fantasma y dejen de cotizar con descuento respecto a su valor en libros deben darse varios ingredientes. El primero y más inmediato es que la economía se fortalezca y los tipos de interés salgan de los mínimos históricos. Pero mientras los anhelos se transforman en realidad, a los bancos no les queda otra alternativa que la de seguir reduciendo costes y mejorar su eficiencia operativa, razones por las cuales las principales firmas están inmersas en procesos de fusión y ajustes de plantilla. Victoria Torre, analista de Singular Bank, explica que hasta ahora esto ha ayudado a conseguir un ahorro de costes próximo al 25% y a que la eficiencia mejore hasta el 45%.

Pero no todo son malas noticias. En los últimos meses el alza de las rentabilidades de los bonos ha ayudado a prolongar el rally. A diferencia de otros sectores, el bancario se ve favorecido tanto por el buen desempeño de la cartera de deuda como por las expectativas de subida de tipos. Desde los mínimos registrados en 2020 BBVA se anota un 193%, ascenso gracias al cual la entidad ha pasado de cotizar con un descuento del 71% que marcó en los momentos más difíciles del pasado ejercicio a reducirlo al 8%. Mejor desempeño es el registrado por Bankinter que a punto está de cotizar sin descuento frente al 60% que marcó hace 20 meses. El acumular una revaloración del 128,9% desde septiembre de 2020 no ha sido suficiente para que Santander siga contando con un descuento del 33%, una brecha que, aunque sigue siendo alta está lejos del 70% que registró en el año de la pandemia.

Aunque CaixaBank sigue cotizando con un descuento del 43%, es Sabadell el peor parado. La entidad que preside Josep Oliú es la que más sube en lo que va de ejercicio (94,2%) y también la que más lo hace desde los mínimos de 2020 (170%), pero sigue ofreciendo un descuento del 70%. Como señala Torre Sabadell fue un banco muy penalizado en los primeros meses de la pandemia por la negativa evolución del TSB. “El gradual cambio de sentimiento del mercado sobre el sector bancario se ha visto amplificado en su caso por el fuerte pesimismo que había sobre el valor hace unos meses. Su valoración sigue siendo muy baja, lo que explicaría su recuperación más intensa, pero su cotización está todavía por debajo de los niveles previos a la pandemia, algo que no ocurre con otras entidades españolas”, añade.

Normas
Entra en El País para participar