Automoción

Gestamp esquiva los problemas de suministro y gana 101 millones

Recorte del 12,7% de la deuda, que sigue por encima de los 2.000 millones

Francisco Riberas.
Francisco Riberas.

Gestamp ha esquivado de momento los problemas de suministro que afectan a la industria de automoción con la falta de piezas tan claves como los semiconductores. El fabricante de componentes de la familia Riberas ha ganado 101 millones netos al cierre de los nueve primeros meses, frente a unas pérdidas de 92 millones en el mismo periodo de 2020, cuando entró en números rojos por la pandemia y por primera vez en su trayectoria de tres décadas. 

El grupo facturó 5.879 millones hasta septiembre, un 15,6 % más. El Ebitda (beneficio bruto de explotación) fue de 701 millones, un 52,39 % más, y con una mejora del margen sobre ventas de 2,8 puntos, para situarse con un 11,5 %, por encima de los niveles registrados en el mismo periodo de 2019, antes de la pandemia.

Desde la corporación que preside Francisco Riberas explican esta evolución por su plan de reducción de costes, que ha supuesto el cierre de fábricas, dos de ellas en España. En paralelo, Gestamp sigue con su estrategia de reducción de deuda. La ha recortado un 12,7 %, pero sigue por encima de los 2.000 millones. El ratio de apalancamiento ha pasado de 3,1 veces la deuda financiera neta (DFN) sobre el Ebitda a una equivalencia de 2,2 veces, un ratio considerado óptimo para la industria.

También ha mejorado su generación de caja, con 55 millones al tercer trimestre de 2021, frente a los 36 millones del mismo periodo del año anterior.

Riberas y su equipo mantienen para este año los objetivos de lograr un margen Ebitda superior al 12 % y dejar la deuda 100 millones por debajo del nivel de 2020. El presidente ejecutivo del grupo ha manifestado que "hemos vuelto a demostrar nuestra capacidad para crecer por encima del mercado, incluso en un contexto desafiante y volátil como el actual".

Normas
Entra en El País para participar