Tecnología

Indra vuelve a pagar dividendo siete años después

La compañía, que eleva un 77% su beneficio neto hasta septiembre frente a los nueve primeros meses de 2019, someterá a la junta de accionistas el reparto de un dividendo en efectivo de 0,15 euros por acción, a pagar en julio de 2022

Marc Murtra, presidente de Indra.
Marc Murtra, presidente de Indra.

Indra recuperará el dividendo siete años después. La compañía ha anunciado este miércoles que, tras los buenos resultados cosechados hasta septiembre, ha acordado reanudar el pago de dividendo y proponer a la junta de accionistas el reparto de un dividendo en efectivo de 0,15 euros por acción, a pagar en julio de 2022, lo que supondrá un desembolso total de unos 26 millones de euros.

La última vez que Indra distribuyó dividendo fue el 8 de julio de 2014, con cargo a los resultados de 2013 (un dividendo de 0,34 euros por acción). Tras el cierre de 2014, su consejo decidió no proponer a la junta dar dividendo con cargo a reservas. Ese año, Indra presentó pérdidas de 92 millones tras tener que hacer ajustes extraordinarios por 265 millones.

La decisión llega tras alcanzar entre enero y septiembre un beneficio neto de 115 millones, un 77% más que en el mismo periodo de 2019 y que contrasta con las pérdidas de 31 millones que obtuvo en los nueve primeros meses de 2020. Los ingresos de Indra también han subido un 9,7% frente a 2020, hasta los 2.363 millones, y un 3% más respecto a 2019. Las ventas de su división de Transporte y Defensa crecieron un 11,5% hasta los 826 millones, por un 8,8% las de Minsait, la unidad de Tecnologías de la Información, que obtuvo unos ingresos de 1.537 millones.

El Ebit se situó en 188 millones (171 millones excluyendo las plusvalías de 17 millones por la venta de las instalaciones de San Fernando de Henares) frente a la cifra negativa de los nueve primeros meses de 2020 y la cifra positiva de 127 millones del mismo periodo de 2019. El Ebitda ascendió a 257 millones, un 222,6% más frente al obtenido entre enero y junio de 2020.

La cartera de pedidos se situó en los 5.362, un 4% más. La ratio de cartera sobre ventas de los últimos doce meses se situó en 1,65 veces frente a 1,68 veces en los nueve primeros meses de 2020.

La caja generada en los nueve primeros meses fue de cinco millones (15 millones excluyendo la salida de caja del plan de reestructuración de la plantilla de 32 millones y la entrada de caja de 22 millones, correspondientes al primer pago por la venta de las instalaciones antes apuntadas). La cifra contrasta frente al nivel negativo de 75 millones de los nueve primeros meses de 2020.

La deuda neta se redujo hasta 503 millones frente a los 626 millones de septiembre de 2020. La ratio de deuda neta/ebitda de los últimos 12 meses se situó en 1,7 veces en septiembre de este año frente a 2,8 veces en el mismo mes del pasado año.

“Los resultados de los nueve primeros meses demuestran una significativa aceleración del crecimiento y de la rentabilidad operativa de Minsait y de Transportes y Defensa, que además superan ya claramente los umbrales de los nueve primeros meses de 2019, previos a la pandemia”, han explicado Cristina Ruiz e Ignacio Mataix, consejeros delegados de Indra.

En el tercer trimestre, los ingresos de la compañía, presidida por Marc Murtra, fueron de 745 millones, un 11,4% más frente al mismo periodo de 2020, y su beneficio neto alcanzó los 59 millones, un 36% más.

En cuanto a las previsiones para el ejercicio de 2021, Indra ha revisado al alza por segunda vez en tres meses sus objetivos. Espera ingresos superiores a 3.300 millones en moneda local, frente al objetivo anterior que era mayor a 3.200 millones y un ebit reportado mayor de 230 millones (frente a los más de 220 millones previamente indicados). El flujo de caja libre se situará por encima de los 140 millones (el objetivo previo era 130 millones), excluyendo las salidas de caja para los ajustes de plantilla de 2015 (estimadas en -28 millones) y de 2020 (estimadas en -35 millones), así como la entrada de caja de 32 millones por la venta de las instalaciones de San Fernando de Henares.

La plantilla al cierre de septiembre ascendía a 51.310 empleados, un 7% más frente al mismo mes de 2020 (3.388 empleados más, incluyendo la plantilla asociada a la compra de SmartPaper, inicialmente con 1.047 empleados). En el trimestre, la plantilla final al cierre de septiembre aumento un 3% respecto a junio de este año (1.566 empleados más), concentrándose el incremento en América (1.081 empleados más) y en España (478 empleados más).

Normas
Entra en El País para participar