Refinanciaciones

Alvarez & Marsal lanza una plataforma para detectar el riesgo de los avales bancarios

La consultora presentará la herramienta al Banco de España

Julio Manero, Managing Director en Alvarez & Marsal.
Julio Manero, Managing Director en Alvarez & Marsal.

Alvarez & Marsal está en pleno lanzamiento de una plataforma que se propone facilitar la tarea de los bancos. Los peligros están en los pasivos que están fuera de balance, como los avales, y que han causado estragos en empresas dedicadas a proyectos llave en mano, que los utilizan como motor para sus actividades. Son los casos de Duro Felguera, de Abengoa y de Tubos Reunidos, entre otras. Todas ellas han pedido socorro a la SEPI. Desde Alvarez & Marsal han creado una herramienta que evaluar los riesgos operativos y financieros de cada empresa y de cada proyecto de manera conjunta.

La intención de Alvarez & Marsal es presentar la plataforma al Banco de España para que este le dé su bendición, con la intención de que se aceleren las refinanciaciones pendientes. Se denomina Bank Guarantee Analysis (BGA) y su objetivo es “proporcionar un conjunto completo de información que permita a los bancos identificar y mitigar riesgos potenciales y, por lo tanto al mismo tiempo poder continuar otorgando avales”, según una presentación de la herramienta.

La herramienta ha sido ideada y desarrolada por el equipo que pilota Julio Manero, Managing Director en Alvarez & Marsal, que explica que esta “reporta el mapa de la situación desde distintos ángulos, de los avales y su riesgo de ejecución de una compañía o grupo empresarial”. “Nos dará visión desde el punto de vista del proyecto, desde el punto de vista de los bancos, sectores, desde el punto de vista temporal… El objetivo es que la compañía pueda tomar decisiones, realizar los ajustes necesarios para minimizar los potenciales riesgos de ejecución de un aval”, añade.

De entrada, en un contexto económico estable, los avales bancarios eran considerados riesgos contingentes con bajas probabilidades de ejecución. Estaban vinculados a riesgos de solvencia serios o a la falta de cumplimiento de los plazos.

La mala noticia es que los problemas económicos o rendimientos inferiores a los deseados por la compañía, los avales son claves, para el banco y para la empresa. Esta última puede verse obligada a realizar una metamorfosis casi al 100% de su estructura.

Alvarez & Marsal, que ya está empleando la herramienta con tres empresas, señala que con ella podrá identificar los avales con mayor riesgo de ejecución y así aplicar medidas correctoras. También detectará las áreas de exposición, ya sean geográficas o de entidad financiera, por ejemplo, con el objetivo de minimizar riesgos, y revelará áreas de mejora, tanto en la propia gestión de los proyectos como en los procesos de la compañía. La gran ventaja es que las entidades dispondrán de un mapa, elaborado por un tercero, que facilite información completa sobre el estado de la cartera de avales. Las empresas serán las que contraten este servicio a instancias de la banca.

Graves problemas

Las entidades financieras dispondrán de un análisis operativo y financiero independiente de los proyectos con avales en vigor existentes y su evolución. También obtendrán una visibilidad más amplia de los pasivos contingentes y la clasificación de los detalles específicos de los diferentes avales, proyectos y las compañías a los que pertenecen.

El historial de problemas con empresas españolas dedicadas a proyectos de Ingeniería, Compras y Construcción o EPC (Engineering, Procurement, Construction) es amplio. Entre ellas aparecen Abengoa, Isolux, Duro Felguera, OHL y FCC, donde la concesión de avales bancarios se convirtió en una cuestión esencial, ya que son un elemento imprescindible para seguir generando negocio.

El rescate de Abengoa, que se centra en su filial operativa, Abenewco 1, además de los 249 millones que ha solicitado a la SEPI y los 200 millones que está dispuesto a inyectar el fondo estadounidense Terramar, requiere de 300 millones en avales. Duro Felguera, en proceso de rescate, necesita 80 millones en avales, y su competidor asturiano TSK acaba de lograr garantías por 520 millones para crecer.

“Justo ahora que el crédito de la banca se verá restringido por el apalancamiento es cuando más necesario que las entidades conozcan a través de un tercero independiente, la situación real de los avales en las empresas, ya que estos no están incluidos en la información financiera estándar, al estar el riesgo del aval fuera de balance”, explica Julio Manero.

Unos 200.000 millones en garantías

  • Gasolina. El aval bancario es la gasolina de las empresas de ingeniería. Si la empresa no cumple en tiempo y forma, el cliente siempre puede acudir al banco y ejecutar su aval. Los datos de avales que recopila el Banco de España revelan que existen concedidos unos 200.000 millones, lo que supone un incremento del 60% respecto a los 123.000 millones de 2018.
  • Al supervisor. Julio Manero explica que “potencialmente, y ante la necesidad de información y mejora de la trasparencia, podría darse la circunstancia de presentar la herramienta al Banco de España, para que el supervisor compruebe de primera mano sus ventajas a la hora de que los bancos controlen su riesgo en este producto”.
Normas
Entra en El País para participar