Carlos Crespo: “El Covid ha hecho que la miopía se acelere”

Afirma que ha mejorado las cifras de 2019 y que se encuentran ante una renovación de la marca

Carlos Crespo, director general de Multiópticas.
Carlos Crespo, director general de Multiópticas.

Lleva 16 años trabajando en Multiópticas y acumula cuatro como director general de la cooperativa. Carlos Crespo (Madrid, 1975) acaba de anunciar el reposicionamiento de la marca Mó, con el objetivo de tener un contacto más cercano con los consumidores. La compañía ha alcanzado ya niveles de facturación similares a 2019 y espera cerrar el año con un crecimiento del 5%, mientras mantiene el 20% de su cuota de mercado.

¿Cómo han vivido la pandemia en Multiópticas?

Los primeros meses fueron caóticos, yo creo que como en casi todas las empresas. Después, el Gobierno estableció que la óptica era un servicio esencial y pudimos abrir, aunque es verdad que a nivel de facturación no hacíamos nada porque no salíamos a la calle, pero hemos prestado un servicio a la sociedad para cualquier urgencia. Cuesta decirlo tal y como está el retail, pero el sector de la óptica se ha ido recuperando progresivamente desde junio de 2020 y ya estamos igualando los niveles de facturación de 2019.

¿Han cambiado los hábitos de consumo?

Pues esos resultados positivos han llegado porque el confinamiento, el teletrabajo y pasar más tiempo en casa ha hecho que usemos más dispositivos digitales, hemos forzado más la vista en las distancias cortas, lo que ha hecho que la miopía se acelere. Hemos recibido a clientes que no esperaríamos hasta dentro de cinco años. También hemos abierto un nuevo nicho de mercado: una colección de gafas sin graduar con un filtro de luz azul, para evitar la vista cansada cuando trabajamos mucho con dispositivos digitales. Así nos dirigimos al 100% de la población, no solo a los que tienen problemas de visión. Del caos inicial luego surgieron situaciones que nos fueron favoreciendo.

¿Han ganado peso las compras online?

A raíz del Covid, el consumidor intenta pasar el menor tiempo posible en nuestro establecimiento, son más directos. Por eso hemos desarrollado todo un mundo digital: probador virtual, cita previa, recomendaciones online, nuestro catálogo en la web... Eso nos ha ayudado a reducir tiempo en espacios cerrados y da un punto tecnológico al sector óptico que también nos hace falta porque era un sector bastante tradicional hasta ahora. En Multiópticas hemos liderado este cambio tecnológico, pero creo que el mundo físico y el online van a convivir. Lo que pasa es que ahora el consumidor puede contactar con una marca cuando él quiera, así que tenemos que estar preparados los 365 días y 24 horas. Sí hemos notado un incremento del consumo online, pero no creemos que vaya a ser una tendencia a futuro, sino una opción más, sobre todo para conocer los modelos que tenemos antes de acudir a la tienda. En las gafas de sol lo hemos visto un poco más, pero la graduación se tiene que seguir haciendo presencialmente por ahora.

Acaban de anunciar un reposicionamiento de marca. ¿Por qué ahora?

Porque tenemos que hablar de otra manera con los consumidores. La pandemia ha provocado que los consumidores busquen en las marcas cosas diferentes a las que buscaban antes. Nosotros tenemos un propósito diferente a otras compañías de óptica porque tenemos 10 valores que nos diferencian a través de nuestra propia marca, Mó. Pensábamos que ahora que el consumidor ha cambiado su manera de entender las marcas era el mejor momento.

¿Cómo ha cambiado lo que le demandan los consumidores a las marcas?

Al final lo que quieren es sentirse cercanos a las marcas, saber cuál es su propósito de marca, cuáles son sus valores, sus atributos... Nosotros queremos hacer valer que nuestra marca es de aquí, nacional, la diseñamos nosotros en la casa, tiene un componente de innovación, tiene un componente humano a través de nuestra fundación...

Han colaborado con muchos diseñadores, patrocinan la MBFWM... ¿Están más cerca del ámbito de la moda que de la óptica?

Llevamos años trabajando en esa línea. De hecho, nuestro modelo de negocio consiste en vender dos gafas porque consideramos que las gafas son un accesorio y un complemento de moda, lo tenemos clarísimo. Depende del día quieres ser más serio, más alegre, divertido... Esto suena muy bonito, pero si tienes que pagar 400 euros por las gafas, se te cae el discurso. Por eso tenemos nuestra propia marca, Mó, para tener más control sobre los precios y hacer que sean más accesibles.

Hablaba de su fundación, ¿a qué se dedica?

Todas las compañías tenemos un objetivo final que es el financiero, tenemos que dar resultados, pero también debemos devolverle a la sociedad parte de esos beneficios que generamos, para que la parte más vulnerable de la población también pueda disfrutar de una buena visión. Hemos ido a Nepal, hemos donado a La Palma, al Zendal, colaboramos con Cruz Roja... Pero sobre todo estamos muy volcados con el mundo infantil, son nuestro futuro y tenemos que ayudarles a que la visión no sea una limitación en su desarrollo.

Normas
Entra en El País para participar