Financiación sostenible

Kutxabank capta 500 millones en su primer bono verde

La demanda supera los 1.250 millones

Sede de KutxaBank en Bilbao
Sede de KutxaBank en Bilbao

Un mes después de que Abanca hiciera su incurisión en el ámbito de la deuda sostenible con la emisión de su primer bono verde, hoy Kutxabank le sigue los pasos. La entidad vasca se ha marcado como objetivo colocar 500 millones en un bono a seis años con opción de amortización anticipada al quinto. Desde el primer momento Kutxabank ha reiterado que no prevé elevar el importe aunque la demanda conceda margen para ello.

La emisión partía con precio de 90 puntos básicos sobre midswap (tipo de interés libre de riesgo), un spread que el cierre se ha estrechado hasta los 75. Esto ha sido posible gracias al apetito motrado por los inversores. Desde primera hora el libro de órdenes superaba ampliamente la oferta. Al cierre de la emisión la demanda se situaba por encima de los 1.250 millones. Los bonos contarán con un rating de Baa3/ BBB- /BBB+ de acuerdo a los estándares de calificación de las agencias de rating.

BBVA, Norbolsa, Barclays, BBVA, HSBC y Société Générale han sido las entidades contratadas para llevar a buen puerto la emisión.

La colocación de Kutxabank sigue el modelo de Abanca. El pasado 1 de septiembre la entidad gallega vendió 500 millones en un bono a seis años con interés de 85 puntos sobre midswap. En aquella ocasión las órdenes de compra superaron los 1.300 millones. Las emisiones verdes están registrando un verdadero boom este año, que ya se inició el pasado tras el estallido de la pandemia. Al interés mostrado por los inversores se suma ahora la apuesta de los gobiernos por la transición energética. Todo ello está configurando un marco excepcional para la financiación verde.

Este martes la presidenta del BCE, Christine Lagarde aprovechó su intervención para  para hablar de la respuesta al cambio climático. "Es un imperativo absoluto que avancemos porque no tenemos mucho tiempo", remarcó. La presidenta del BCE considera que la innovación será vital y las fuerzas del mercado jugarán un papel clave que tendrá que ir acompañado de su correspondiente regulación. "Necesitamos involucrar a los bancos en verificar los riesgos que tienen en su balance, asegurándonos de que realmente incorporen los riesgos relacionados con el cambio climático para que los registros que vemos sean realmente precisos", subrayó.

Normas
Entra en El País para participar