Javier Velasco: “Hemos fichado a 250 ingenieros en plena pandemia, algo insólito”

La multinacional de EE UU ha establecido en Sevilla su nuevo centro de innovación

Javier Velasco, director de operaciones internacionales del grupo Solera.
Javier Velasco, director de operaciones internacionales del grupo Solera.

Javier Velasco (Palma de Mallorca, 1965) lleva toda su vida profesional vinculado al mundo del motor y los seguros. Primero, en Audatex, una firma dedicada a aportar tecnología para comunicar talleres con aseguradoras, y acortar el tiempo de tramitación de los siniestros. En 2006, el grupo estadounidense Solera adquirió esa compañía, y el directivo español ha ido escalando hasta convertirse en el jefe de desarrollo internacional del conglomerado, con sede en Texas. Solera Holding va a facturar en 2021 cerca de 2.200 millones de dólares (1.900 millones de euros) y está presente en 90 países.

¿Qué es Solera?

Solera es un gran grupo tecnológico internacional que ha logrado convertirse en un estándar del sector de la automoción. 80.000 talleres de todo el mundo utilizan nuestras herramientas para diagnosticar más rápido y mejor qué le pasa a un coche, qué mantenimiento hay que hacerle y qué piezas hay que reparar o sustituir tras una colisión. Nos hemos convertido en el lenguaje universal en estos casos.

¿Qué tecnología aplican?

Tenemos los detalles de construcción y piezas del 95% de modelos de coches, motos y camiones que circulan por todo el mundo. Tenemos herramientas que ofrecemos a las aseguradoras para que un cliente pueda subir cuatro o cinco fotografías de su vehículo, tras una colisión, y en menos de 10 segundos obtener un cálculo muy ajustado de cuánto va a costar la reparación. Sin necesidad de peritaje ni de intervención humana. Esos mismos datos pasan al taller que, antes de que llegue el coche siniestrado, ya puede saber exactamente qué piezas va a necesitar del proveedor.

¿Cómo lo hacen?

Primero, teniendo la mejor base de datos sobre vehículos de motor del mundo. Cuando sale un nuevo coche, miramos todas las especificaciones y creamos bocetos virtuales para que los talleres trabajen mejor. Además, tramitamos cada año entre 40 y 50 millones de siniestros, con lo que podemos utilizar un análisis masivo de datos y la inteligencia artificial para hacer estimaciones de cuánto costarán las reparaciones. Esto ayuda muchísimo a agilizar y abaratar los trámites.

¿Por qué han escogido Sevilla para el centro de innovación?

La experiencia de Solera en España siempre ha sido muy positiva. Ya teníamos un centro de desarrollo tecnológico en Alcobendas, Madrid, con más de 300 personas. Pero el grupo quería crecer y vieron que España era una solución ideal, por el talento de los ingenieros y por los costes más ajustados. Aquí en Sevilla, las autoridades, y especialmente las escuelas de ingeniería, nos han facilitado mucho la tarea. Buscábamos una ciudad que no fuera Madrid, porque allí el mercado laboral de ingenieros ya está muy saturado. También queríamos que tuviera aeropuerto internacional y buenas conexiones. Y Sevilla reunía todas las características.

¿A cuánta gente han fichado?

Hemos fichado en ocho meses a 250 personas, fundamentalmente ingenieros. Y, además, en plena pandemia. Algo insólito. Las oficinas las abrimos a los empleados en junio, y la inmensa mayoría jamás se habían visto entre sí, ni habían visto a sus jefes. Los contratos los mandábamos por correo electrónico, y nos los devolvían firmados. Luego, les mandábamos con un mensajero un portátil preinstalado y se ponían a trabajar. No creo que nunca se haya dado una experiencia así. La idea es acabar con 300 empleados trabajando en Sevilla.

¿Qué inversión prevé el grupo para este proyecto?

Hay presupuestados más de 25 millones de euros, a desembolsar en tres años. Durante el primer ejercicio se han gastado ya más de seis millones de euros.

¿Qué tipo de funciones se hacen aquí?

Tenemos equipos que se dedican a volcar los nuevos modelos y a dibujarlos desde cero, en tres dimensiones, para incorporarlos a nuestro sistema. Realzamos las piezas pequeñas, o las más importantes, para facilitar la tarea a los talleres. También volcamos y esquematizamos el sistema eléctrico de todos los coches, estandarizándolos, para que sean más sencillas las reparaciones. Además, desarrollamos productos específicos para clientes de Suiza, Alemania, Reino Unido...

¿Cómo ha cambiado el mundo de la peritación?

Muchísimo. Y en muy poco tiempo. Ahora con un móvil es fácil estimar el coste de una reparación en muy pocos minutos. Además, tramitamos tantos siniestros que luego podemos reportar posibles mejoras a la industria. Por ejemplo, se vio que se podía hacer más rápido el cambio de los parachoques. Los fabricantes empezaron a cambiar la forma de desmontaje y, si antes se tardaba dos horas y media, ahora se tarda tan solo una hora.

¿De qué otras formas colaboran con la industria?

Tenemos una base de datos con más de 250 millones de siniestros, lo que nos permite ir observando para ver si ciertas piezas se deterioran más rápido de lo previsto o si tienen un diseño que puede mejorarse. Tratamos de adelantarnos y proponerles mejoras a los fabricantes.

¿Cómo está evolucionando ­Solera?

Hace unos años la compañía fue adquirida por la firma de capital riesgo Vista y decidió excluirla de la Bolsa. Ahora estamos en fase de consolidación. Por una parte, adquiriendo nuevas compañías que nos pueden aportar mucho valor, como Omnitracs, DealerSocket y eDriving. Por otro lado, estamos trabajando para optimizar e industrializar los procesos. Esperamos registrar una evolución de las ventas de alrededor del 4%-5% para este año, hasta los 2.200 millones de dólares.

El fundador de Solera, Tony Aquila, acabó en pleitos con Vista Equity Partners tras la adquisición...

Sí. Hubo una disputa legal, pero, hasta donde tengo entendido, el caso ya se solucionó.

¿El mercado asegurador español tiene características específicas respecto a otros?

Diría que el rasgo fundamental es la vocación con el servicio integral. En otros países predomina más la pura indemnización. La compañía te ofrece un cheque y tú te apañas, pero aquí intentan solucionarte todos los problemas que te genera un siniestro.

Normas
Entra en El País para participar