Inversión

Banca March apuesta por la tecnología y la transición verde

Joan Bonet, director de mercados de Banca March, afirma que la renta variable seguirá siendo el mercado más atractivo

Sede de Banca March en Madrid Foto de Archivo
Sede de Banca March en Madrid/ Foto de Archivo

Tras haber visto el mayor crecimiento en 50 años con la reactivación económica post Covid-19, Banca March indica que el mundo se adentra en una fase madura del ciclo económico. El banco mallorquín asegura que el crecimiento de Europa continuará de forma moderada pero sostenida, debido a las tensiones en las cadenas de suministro y la ralentización china. Según su análisis, el PIB de la zona euro crecerá un 5,2% en 2021 y se moderará hasta el 4,5% en 2022. Para España, cree que no recuperará sus niveles anteriores a la crisis hasta mediados de 2022.

“El mundo se enfrenta a dos riesgos: la inflación y China”, ha afirmado Joan Bonet, director de mercados de Banca March. El ejecutivo enfatiza que no será hasta la segunda parte de 2022 cuando los precios se normalicen, debido a los cuellos de botella que produce aumento de la demanda en un momento de escasez de inventarios. En este sentido, afirma que la escalada de la inflación será “transitoria pero no breve”.

Bonet añade que, ante la posible desaceleración China, Banca March ha vendido su exposición a deuda china en yuanes ante un posible giro más expansivo de las autoridades del país asiático. Sin embargo, desestima que la crisis de Evergrande afecte drásticamente la economía china: “El riesgo está bastante contenido. Se sabía que los de Evergrande eran bonos basura 10 años antes. Los de Lehman eran confiables 24 horas antes de que la Fed lo dejara caer”.

El banco afirma que la economía española no recuperará niveles de PIB previos a la crisis hasta 2022, debido a su mayor dependencia del sector turístico. Sin embargo, se espera que el avance de la vacunación permita la vuelta del turismo extranjero y esto genere un crecimiento mayor del PIB interanual, que subirá del 5,5% en 2021 al 6,4% en 2022. La entidad asegura que la próxima llegada de los fondos europeos, sumada al impulso del turismo extranjero, hace prever que el PIB nacional se acelere. No obstante, añade que la dependencia energética de España puede implicar un riesgo para el crecimiento en los próximos meses.

En este escenario macroeconómico y ante la retirada de los estímulos de los bancos centrales, el banco recomienda reducir el componente cíclico de las carteras para protegerse de un posible entorno más volátil. Por otra parte, aconseja incrementar la exposición al sector financiero para prepararse ante un escenario con tipos de interés más elevados: “La deuda privada permite capturar la prima de liquidez. Además, el mercado de préstamos históricamente ha sufrido menores impagos en momentos de estrés y presenta mejores tasas de recuperación”, afirma Bonet.

El banco asegura que la mejora de los resultados empresariales, que ya superan los niveles pre-Covid en un 12%, mantendrá a la renta variable como el mercado más atractivo. Sin embargo, apuesta por los sectores que se verán favorecidos por el ascenso de los tipos de interés a largo plazo. La entidad destaca la importancia de tener un posicionamiento sectorial más equilibrado e invertir en compañías con capacidad de fijar precios ante las subidas de los precios de las materias primas.

Por otra parte, la entidad resalta la importancia de seguir con exposición a sectores con elevada capacidad para seguir creciendo en el largo plazo. En este sentido apuesta por la transición energética, la tecnología y la digitalización, sectores a los que se dirigirá buena parte de las ayudas públicas y que tienen mayor exceso de retorno. No obstante, Bonet aclara que hay que ser prudente con empresas como Facebook, que actualmente atraviesa un momento difícil.

Normas
Entra en El País para participar