Vivienda

Temor en el sector promotor ante la propuesta de reserva de un 30% a VPO

En Barcelona ya hay una medida similar y los promotores denuncian que ha llevado al parón

Temor en el sector promotor ante la propuesta de reserva de un 30% a VPO

Entre las novedades que PSOE y Unidas Podemos han negociado para sacar adelante la nueva Ley de Vivienda estaría la de la obligatoriedad de destinar el 30% de las nuevas promociones a vivienda protegida, según se conoció ayer.

Concretamente, desde fuentes de Unidas Podemos se avanzó que se apuesta por el parque público de alquiler, con una reserva del 30% de todas las promociones para vivienda protegida, y de ese porcentaje, la mitad se destinaría a alquiler social para los más vulnerables.

De momento, el Gobierno no ha concretado cómo se materializará esa medida y si afectará a toda obra nueva. Esta medida es muy similar a la aprobada en 2018 por Ada Colau para la ciudad de Barcelona, donde los promotores deben reservar el 30% de cada edificación a vivienda protegida. Desde entonces, la Asociación de Promotores de Cataluña ha insistido en que se ha producido un parón en el sector en la capital catalana, aunque desde la alcaldía se ha negado y asegurado que hay el mismo número de licencias de obra. No existen estadísticas oficiales a nivel municipal que reflejen lo ocurrido.

El sector promotor estaba ayer todavía tentándose la ropa ante el anuncio y esperando los detalles, aunque con un fuerte temor a que frene la construcción y afecte a la actividad y al empleo.

“Estas medidas atentan directamente contra la pretensión de crear una mayor oferta de vivienda dedicada tanto al alquiler como a la venta, con el objetivo de paliar la falta de accesibilidad a la misma por parte de los jóvenes”, señaló en una breve respuesta la patronal madrileña Asprima.

“Aún es pronto para opinar en detalle al respecto, ya que es necesario analizar el acuerdo y ver finalmente cómo se materializa la Ley de Vivienda”, aseguraron, por su parte, desde la promotora Metrovacesa. “No obstante queremos expresar nuestra preocupación, ya que el resultado final de la nueva normativa puede generar el efecto contrario al deseado, restringiendo aún más el acceso a la vivienda en lugar de facilitarlo”, se añadió.

“Si esta medida sigue las tomadas por el Ayuntamiento de Barcelona provocará el mismo resultado que en dicha ciudad: la paralización de nuevas promociones”, aseguró, por su parte, Mikel Echavarren, consejero delegado de la consultora inmobiliaria Colliers.

Normas
Entra en El País para participar