Tenología

IBM España perdió 27 millones en 2020 tras reestructurar su plantilla

Como consecuencia de su programa de salidas voluntarias, su gasto de personal subió en 40 millones hasta los 185,5 millones. Los ingresos de la compañía cayeron un 12,6% a 477,9 millones.

Horacio Morell, presidente de IBM España.
Horacio Morell, presidente de IBM España.

La filial española de IBM, International Business Machine SA, cerró 2020 con unas pérdidas de 27 millones de euros, frente a los 28 millones de ganancias que obtuvieron en 2019. La compañía, que ya vio caer su beneficio un 52% ese año respecto a su ejercicio de 2018, aclara en sus cuentas presentadas en el Registro Mercantil que las pérdidas de 2020 se han generado principalmente por el programa de salidas voluntarias llevado a cabo por la empresa, que forma parte del proceso de transformación que la sociedad ha iniciado para “simplificar y optimizar” su modelo operativo y de plantilla con el fin de generar “mayor agilidad y crecimiento” y “dar mejor soporte” a sus clientes en áreas como la nube híbrida y la inteligencia artificial.

Como consecuencia de esa reestructuración, los gastos de personal de IBM España subieron en 40 millones el pasado ejercicio, hasta los 185,5 millones. El número de empleados medio de la filial española de IBM pasó de 967 en 2019 a 874 el pasado año. El resultado de explotación de la sociedad también fue negativo en 32,4 millones frente a los 37,9 millones en positivo de un año antes.

La compañía registró igualmente una caída de sus ingresos del 12,59% hasta los 477,9 millones de euros. De esa cifra neta de negocio, 57 millones correspondieron a la venta de equipos, y el resto, 420,8 millones, a la prestación de diferentes servicios. El 88% provino del negocio nacional.

En 2020, la sociedad pagó 8,5 millones en impuestos sobre beneficios, dos millones menos que en el ejercicio previo. IBM España advierte que permanecen abiertos a inspección el impuesto sobre sociedades de sus ejercicios de 2015 a 2019, y el IVA, el IRPF y el Impuesto sobre la Renta de no Residente de los años 2018 a 2020. Como consecuencia de ello, la firma apunta que podrían surgir pasivos adicionales, aunque, “en caso de producirse", dice, "no afectarán significativamente a las cuentas anuales”.

La empresa detalla sobre aspectos fiscales que el 29 de marzo de 2021 recibió actas de los cierres de las inspecciones de IVA e IRPF por importes de 116.000 euros y 426.000 euros respectivamente, que han sido recibidas en no conformidad y serán recurridas.

También el 5 de mayo recibió actas de los cierres de las inspecciones de impuestos de sociedades. Una, por importe de 139.000 euros, fue firmada en conformidad. Con motivo de este acta, la compañía explica que ha procedido a la corrección de los importes relacionados con el gasto por impuesto sobre sociedades y, la posición frente a la hacienda pública en los ejercicios anterior, motivo por el cual se han re-expresado las cuentas anuales del ejercicio anterior, a efectos comparativos, y ha supuesto una cancelación de 5,5 millones de euros de derechos de cobro pendientes con Hacienda y la dotación de una provisión de 3,7 millones de euros.

Otra acta recibida también en la misma fecha, correspondiente a la inspección del impuesto de sociedades de los ejercicios 2015, 2016 y 2017, que asciende a 287.000 euros a devolver, fue suscrita en disconformidad y será recurrida.

La compañía detalla en su memoria algunos importantes proyectos cerrados durante 2020 alrededor de su plataforma de cloud híbrida. Entre ellos, uno con Heineken para impulsar la transformación digital de la cervecera, otro con Galpagro, con la que montó la plataforma Olivetrace con su tecnología blockchain para digitalizar el proceso de la elaboración del aceite de oliva. El gigante tecnológico firmó también acuerdos con Lanzadera, la aceleradora de Juan Roig, para impulsar tecnológicamente a las startups; con Abertis, para desarrollar autopistas más innovadoras, seguras y ecológicas, o con Banco Sabadell. Estas dos entidades sellaron una alianza a 10 años para crear servicios digitales.

La empresa recuerda que el 8 de octubre de 2020 el grupo IBM anunció su decisión a nivel global de reorganizar la unidad de negocio de Servicios de Infraestructura Gestionada para concentrarla en una compañía independiente hacia el final de 2021. Esa decisión afecta al 2% de la cifra de negocio del ejercicio 2020 de la sociedad.

Según la compañía, el proceso de reorganización empresarial no había concluido a la fecha de formulación de estas cuentas anuales, si bien, las decisiones que finalmente se adopten en relación a la sociedad beneficiaria del proyecto de escisión, Kyndryl España SAU, podrían tener un impacto significativo en los estados financieros de la sociedad en 2021.

El gigante azul aún no ha comunicado los resultados de su filial de servicios IBM Global Services, la sociedad que más ingresos aporta a la multinacional estadounidense en España. En 2019, esta unidad ralentizó su crecimiento e ingresó 775,5 millones, apenas un 0,7% más.

Normas
Entra en El País para participar