Industria

Bain busca alternativas a Sener para cerrar la compra de ITP

El consejo de Indra se reunió ayer en el marco de la operación

Bain busca alternativas a Sener para cerrar la compra de ITP

La compra de ITP por Bain afronta su semana clave. El fondo, la compañía y el Gobierno negocian para ultimar si finalmente Sener se convierte en el socio español de referencia del fondo. En caso contrario, busca entre las empresas e inversores españoles un nuevo inversor que sumar a su consorcio, según indican fuentes financieras.

Hace ya más de un año que Rolls-Royce anunció la venta de ITP para tratar de paliar el efecto del Covid-19 en sus cuentas. Contrató a Goldman Sachs y a Lazard para pilotar un tortuoso proceso que, más de un año después, ha alzado como ganador al fondo estadounidense Bain con una oferta que valoraba la compañía en 1.600 millones. Las partes se dieron un periodo de dos meses para negociar los flecos de la operación. Este plazo termina la semana que viene sin que las partes hayan llegado a un acuerdo.

Tanto el Gobierno nacional como el vasco tienen la última palabra. El Ejecutivo de Pedro Sánchez se reserva la carta de vetar toda compra de más de un 10% de una empresa española considerada como estratégica por parte de un inversor extranjero. Ya cuando Rolls-Royce compró de Sener la compañía el Gobierno impuso determinadas condiciones como mantener la sede en el País Vasco, que el presidente fuese español o contar con representantes en el consejo de administración.

En este caso, el Gobierno impone como condición para autorizar la venta del fabricante de motores para aviones a Bain que cuente con un núcleo duro de accionistas españoles que permanezcan en el capital cuando el fondo desinvierta, potencialmente a través de una salida a Bolsa. El fondo cuenta ya con un acuerdo para sumar al accionariado a JB Capital y Sidenor, además de otros inversores vascos. Pero aún le falta cerrar un acuerdo con Sener, una pieza clave con el potencial industrial para asegurarse el sí del Gobierno. El fondo está dispuesto a ceder en torno a un 30% a inversores españoles.

Por ello, Bain trabaja a contrarreloj para encontrar una alternativa. Entre sus opciones se encuentra convencer a Indra, que ya intentó comprar ITP en 2019, aunque terminó por fracasar sus conversaciones con Rolls-Royce por divergencias en el precio. El consejo de la compañía, cuyo primer accionista es el Estado a través de la SEPI con un 18,75%, se reunió ayer. Según fuentes financieras, uno de los puntos a tratar fue la posibilidad de sumarse a la oferta. Un portavoz de la compañía, sin embargo, afirma que Indra no se encuentra en este momento en el proceso y que no ha habido cambios en la postura de la compañía.

Otras alternativas que maneja Bain son sumar a alguno de los fondos públicos que cuenta tanto el Gobierno de Vitoria como el de Madrid. Esto permitiría, incluso, que la propia SEPI entrase directamente en el capital de ITP y no a través de Indra.

El papel de Cinven

Desde el burladero ve la jugada Cinven. El fondo que pilota en España Jorge Quemada llegó a ser finalista en la puja, en la que también participaron KKR, Aernnova, Platinum o CVC. Fue el segundo mejor posicionado y rozó el triunfo. Ahora mantiene su puja y espera la evolución de las negociaciones entre Rolls-Royce y Bain para que la pelota vuelva a su tejado. Su objetivo es replicar el éxito que obtuvieron con Amadeus, donde invirtió más de 1.000 millones en seis años y ahora es una de las principales empresas del Ibex 35.

"El consorcio liderado por Cinven ha trasladado a los Gobiernos español y vascos así como a Rolls-Royce, que mantiene su interés en la adquisición de ITP y que, pese a ya contar con un 32% de capital industrial a largo plazo español y Vasco, son flexibles para adaptar y ampliar dicha participación para conseguir el apoyo de ambos Gobiernos", indican fuentes del consorcio liderado por Cinven.

Normas
Entra en El País para participar