Energía

IFM ficha al ‘proxy solicitor’ Georgeson para encontrar a los accionistas de Naturgy

La firma busca a los 73.000 inversores para informarles de la oferta y saber si acudirán a ella

Jaime Siles, vicepresidente de IFM.
Jaime Siles, vicepresidente de IFM.

IFM saca la artillería pesada en la fase final de su tortuosa opa por el 22,69% de Naturgy. La gestora australiana de fondos de pensiones ha contratado al proxy solicitor Georgeson para que busque, encuentre e informe a los 73.000 accionistas de Naturgy de las condiciones de su oferta, según fuentes financieras. Sondeará además las intenciones de los inversores para acudir.

La opa se dirige en la práctica a dueños del 28,7%, puesto que ni CVC y Corporación Alba (20,7%) ni GIP (20,6%) acudirán y, aunque no está escrito en ningún papel, tanto el mercado como el consejo de administración da por hecho que ni Criteria, que ha comprado un 1,2% desde mediados marzo hasta el 26%, ni Sonatrach (4,1%) venderán en la opa.

IFM cuenta con una cohorte de asesores para que salga adelante su oferta parcial por la compañía que preside Francisco Reynés. BNP Paribas, Credit Suisse, Linklaters y, ahora, la firma especializada en lidiar con accionistas Georgeson, líder mundial en esta tarea, están en la nómina de IFM. Su misión será buscar a los accionistas, especialmente a los institucionales –más de 200 fondos de inversión– para darles cumplida información de las condiciones de la opa y recabar las posiciones iniciales ante ella. Una portavoz de Georgeson declinó hacer comentarios sobre esta información.

IFM tiene acceso a la información sobre el nivel de aceptación de su opa casi en tiempo real, pero los inversores suelen dar las órdenes en las últimas jornadas antes de llegar a la fecha límite. En este caso, el día marcado en rojo es el viernes 8 de octubre. Si el plazo no se amplía, el resultado se conocerá el día 15 y la opa se liquidará el 20.

Las fuentes financieras consultadas señalan que la prima del precio de la oferta (22,07 euros por acción, para un máximo de 4.855 millones), que ronda el 3%, según el cierre de ayer, anticipa incluso que habrá prorrateo. Pero la última palabra la tienen los accionistas. La efectividad de la oferta está condicionada a que IFM alcance al menos un 17% del capital, si bien abre la puerta a reducirlo al 10%, el umbral mínimo que fijan los alrededor de 30 bancos –entre los que destacan BNP Paribas, CaixaBank y Santander–, que le proporcionarán financiación por un máximo de 1.942 millones.

Para el éxito de la opa jugará un importante papel el decreto que aprobó la semana pasada el Gobierno para tratar de abaratar la factura de la luz. Provocó un severo varapalo en Bolsa a los principales competidores de Naturgy, que en el caso de la gasista se limitó por el efecto de la opa. El mercado espera que los inversores tengan más incentivos para acudir a la opa y asegurarse, al menos, esos 22,07 euros.

Teniendo en cuenta que en torno al 10% del capital, según los cálculos de la compañía, está en manos de minoristas, el papel de una firma como Georgeson será clave. El otro 20% está en manos de grandes inversores institucionales, entre los que se encuentran también fondos indexados y de gestión pasiva, más reacios a acudir a las opas. Con la necesidad de convencer a casi todo este tercio del capital, cada acción cuenta.

Normas
Entra en El País para participar