Incertidumbre con los ERTES a partir de octubre

El próximo 30 de septiembre deja de estar en vigor la medida

ERTES

Saber qué ocurrirá con los ERTES una vez acabe el mes de septiembre es algo que se preguntan decenas de empresarios. El próximo 30 de septiembre dejará de estar en vigor el cese de actividad y los ERTES. Sin embargo, los autónomos piden una prórroga más hasta final de año.

Los sectores más afectados por la pandemia han solicitado al Gobierno que tanto el cese de actividad como los ERTES se prorroguen hasta que acaben las restricciones impuestas por la pandemia. Algunos sectores, como el del Turismo, piden que la prórroga continúe hasta 2022.

Las actividades más afectadas, advierten desde MCLE asesores, son las relacionadas con el sector turístico. Entre ellas destacan las agencias de viajes o los taxistas. Estos últimos siguen soportando caídas en la actividad del 30%, frente al 90% de descenso de la actividad en las agencias de viajes.

Por otro lado, los sectores más beneficiados por la prórroga de las ayudas hasta fina de septiembre han sido la hostelería y los hoteles. Esto se debe a que el turismo nacional les ha beneficiado durante el verano. Actualmente, lo que más temen es la llegada de la temporada baja, esto podría provocar que muchos de los trabajadores que ya han sido recuperados del ERTE, tengan que volver a esta situación.

Garantía del trabajo

Desde MCLE asesores apuntan que los ERTES son el único instrumento que garantiza hoy en día que se pueda mantener el empleo y que propicia la supervivencia de las empresas. Se trata de Expedientes de Regulación Temporal de Empleo. La medida favorece la flexibilización laboral que habilita a la empresa para reducir o suspender los contratos de trabajo. Cuando ha finalizado el expediente de regulación temporal de empleo, la empresa queda obligada a recuperar las condiciones contractuales previas al ERTE y a mantener los puestos de trabajo de los empleados que se hayan visto afectados.

Los expertos alertan de que aunque el 90% de los trabajadores ya se han reincorporado a sus puestos de trabajo, aún quedan empleados con el contrato suspendido. “Muchos trabajadores están atrapados en empresas zombis. Son trabajadores que siguen en ERTE en sectores que actualmente ya no están protegidos y que deberían estar recuperando la normalidad”, indican.

Normas
Entra en El País para participar