Juego

Codere inicia la reestructuración y descarta repartir warrants entre sus accionistas

Espera cerrar el proceso el 5 de noviembre

Codere inicia la reestructuración y descarta repartir warrants entre sus accionistas

Codere ha dado este viernes pistoletazo de salida a su proceso de reestructuración financiera. Lo hace con dos semanas de retraso respecto a los tiempos que manejaba en un inicio: en su informe semestral contaba con iniciarlo el 1 de septiembre.

Tal y como ha anunciado en una comunicación a la CNVM, la compañía de juego ha lanzado la solicitud de consentimiento para que sus bonistas den el sí definitivo a los acuerdos alcanzados en abril, y que darán el 95% de la propiedad del grupo a estos inversores como solución de emergencia a su delicada situación financiera y de negocio. Este es el primer paso del proceso. Los bonistas tienen hasta el 18 de octubre para votar, aunque ya en más de un 90% de los mismos expresaron su apoyo a la reestructuración planteada, lo que les obliga a dar el sí en esta solicitud de consentimiento.

Según la documentación remitida al supervisor, Codere espera ahora implementar la reestructuración el 5 de noviembre, unos días más tarde de lo previsto en un inicio. También ha alargado hasta el 30 de noviembre la fecha límite para llevarlo a cabo.  Además, indica que no abonará este mes el pago de los intereses de la emisión de bonos super sénior que tiene en el mercado y que debería afrontar este 30 de septiembre. Lo hará cuando implemente la reestructuración, según ha acordado con los bonistas, que han renunciado a ejecutar el derecho de terminación al que podían acogerse en caso de impago de los intereses.

El otro punto caliente de la reestructuración es la liquidación de la actual cabecera, Codere S.A. El acuerdo con los bonistas establece la creación de una nueva sociedad holding, que estará radicada en Luxemburgo, y de la que estos poseerán el 95%.

El otro 5% correspondería a la que hoy es la cabecera del grupo, Codere SA, pero será liquidada una vez entre en vigor la reestructuración, ese 5 de noviembre. Para ello, el consejo deberá convocar la junta de accionistas y estos deberán dar el sí a la disolución y la apertura de la liquidación.

Hasta ahora, la compañía planteaba dos opciones para los accionistas minoritarios de Codere SA: canjear sus acciones por warrants del nuevo holding, o recibir la cuota de liquidación en efectivo según el valor que se determine de las acciones. Sin embargo, el documento publicado hoy elimina una de ellas. 

"La sociedad había considerado que, sujeto a una estructuración detallada, sería posible que los accionistas [de Codere S. A.] recibieran su cuota de liquidación, a su elección individual, en efectivo o en forma de acciones y warrants emitidos por la nueva sociedad holding del grupo reestructurado. Una vez realizado un análisis legal y regulatorio adicional, la  sociedad ya no considera que esta opcionalidad vaya a ser posible, y en su lugar prevé que todos sus accionistas recibirán cualquier distribución en efectivo", dice Codere.

Normas
Entra en El País para participar