Canarias

Todo lo malo (y también lo bueno) de la frenética escalada del precio de la electricidad en las islas

Mientras las consecuencias de la subida empiezan a notarse en los productos de la cesta de la compra, se dispara la instalación de paneles solares como alternativa

Tendido de la luz y molinos en Fuerteventura
Tendido de la luz y molinos en Fuerteventura
Santa Cruz de Tenerife

El precio de la electricidad continúa cabalgando desbocado en España, ya en cifras que rondan los 200 euros el megavatio hora, lo que supone un porcentaje superior de, al menos, un 35% respecto a hace un año. En Canarias, las economías más vulnerables comienzan a sufrir sus efectos negativos. Pero al tiempo, este bucle al alza ha impulsado un efecto colateral positivo: la instalación de paneles solares, que se abre camino al galope y acelera la implantación de energías renovables en el archipiélago.

Los datos del INE referidos al IPC de agosto muestran que Canarias es la comunidad autónoma donde este índice creció más respecto a julio, seis décimas (del 1,8 al 2,4). Una subida en la que el incremento del precio de la luz juega un papel fundamental, tal y como ya han señalado organizaciones de consumidores como la OCU. Así, a causa, entre otros factores, del aumento del coste de la energía, los alimentos, las bebidas, la vivienda o el transporte en las islas han experimentado encarecimientos de hasta el 10% respecto al año pasado.

Juan José Hernández, secretario técnico del Colegio de Economistas de Santa Cruz de Tenerife, explica que, en el archipiélago, la situación de partida no es la mejor, al ser tradicionalmente una región inflacionaria por el corte productivo, con gran peso del sector terciario. “Si a eso le sumas que somos los últimos en la clasificación de salarios de toda España, cuando se produce una perturbación de los precios, normalmente esa gripe nos coge un poco más que a otras comunidades”. Apunta, por ejemplo, al hecho de que esos salarios no permiten adquirir tantos productos frescos, lo que decanta la balanza en favor de los congelados. Añade Hernández que, en este caso, “el empresario tiene que mantener las neveras encendidas las 24 horas, por lo que ha de traspasar el sobrecoste al precio final que ofrece al consumidor”.

En relación con los más vulnerables, José Ángel Brito, responsable de Políticas Sociales de CCOO Canarias, admite que los efectos de la subida del precio de la luz afectan en particular a las islas por sus especiales características sociales: graves carencias materiales, elevado riesgo de pobreza y exclusión social (que afecta a uno de cada tres canarios) o baja intensidad en el empleo. “Esto significa que estamos en un contexto similar al que nos encontrábamos hace 12 años, en la anterior crisis de 2008”. Ante esta situación, aboga por la adopción inmediata de medidas como el aumento del salario mínimo o la tramitación de la Ley de Renta para la Ciudadanía, que permitan a las familias afrontar situaciones como la del actual incremento desorbitado del precio de la energía.

Paneles solares: casi un 50% más de instalaciones

Pero hay solución a la vista. El catedrático de la Universidad de La Laguna y director del Máster en Energías Renovables de este centro educativo, Ricardo Guerrero, aboga por el autoconsumo como “única solución” a escenarios como el que estamos padeciendo. “Eso lo está viviendo mucha gente, hay presión para la energía fotovoltaica, y dentro de poco lo habrá también para las baterías en casa, lo que permitirá trasladar el consumo en la vivienda de las horas en las que hay sol a las que no la hay”, indica.

En la práctica del día a día, las empresas de instalación de paneles solares están viviendo esa tendencia, con un aumento de demanda en los últimos meses de hasta un 45% respecto a la habitual, según datos de la Asociación de Empresas de Instalaciones Eléctricas y de Telecomunicaciones de Tenerife (Asinelte), integrada en la Federación de Empresas del Metal de Santa Cruz de Tenerife (Femete). Vicente Rodríguez es miembro de la directiva de esta asociación, y reconoce que el boom ha hecho que proveedores en las islas “se hayan quedado sin existencias”. Resalta que, al año, el ahorro de una familia que instale paneles solares puede situarse, según los casos, en hasta 1.000 euros anuales, a los que hay que añadir el CO2 que dejan de emitir las centrales eléctricas por esa energía que no se consume.

Los datos de la luz

Precios electricidad. El incremento del coste de la luz, en máximos históricos en la actualidad, se debe fundamentalmente al aumento del precio experimentado por el gas natural en los mercados internacionales, a lo que hay que añadir el importe de los derechos que las centrales eléctricas pagan por contaminar con dióxido de carbono.

Medidas del Gobierno central. El Ejecutivo ha adoptado esta misma semana medidas dirigidas a desinflar la escalada del precio de la energía, entre ellas, la reducción del impuesto especial eléctrico (Canarias podría dejar de ingresar algo más de 50 millones de euros) o la exigencia a las compañías eléctricas la devolución de los beneficios extraordinarios por repercutir costes de gas que no soportan.

Paneles solares. Un paquete de fotovoltaica puede costar, en una vivienda ‘tipo’, unos 5.000 euros (el coste de la batería acumuladora asciende a otros 5.000 euros, lo que lastra por ahora su instalación). Las subvenciones que concede el Gobierno de Canarias, más la rebaja del IBI por parte de los ayuntamientos hace que, a tenor de los precios actuales, la amortización de la instalación de los paneles se produzca en 4 o 5 años.

Normas
Entra en El País para participar