Las empresas medianas españolas, acicate de la recuperación económica

Son compañías de entre 50 y 250 empleados; casi nadie habla de ellas, pero son clave en la exportación

Las empresas medianas españolas, acicate de la recuperación económica

Ni grandes, ni pequeños. Se trata de negocios medianos con plantillas de entre 50 y 250 trabajadores (según el reglamento 651/2014 de la Comisión Europea), y con mayor capacidad de producir que una empresa pequeña. Son proclives a salir al exterior, a exportar o a implementar tecnología en sus instalaciones.

A veces, destacan como líderes en sus nichos de mercado, pero al no entrar en el saco de micronegocios (a los periodistas nos atraen esos ‘pequeños héroes’) ni tampoco de multinacionales famosas, se quedan ahí en el limbo, en el anonimato de la actividad industrial.

Aunque pasan desapercibidas y solo se contabilizan 23.907 empresas de este tamaño —de los 2,8 millones de pymes que hay en España, según datos del INE—, son pieza clave en el crecimiento económico y en la internacionalización, dando empleo a 2,3 millones de personas.

“Los primeros 9.000 millones de euros de fondos europeos que se han transferido a nuestro país, deben capitalizarse hacia empresas medianas ”, dicen en Grant Thornton

Para muchos expertos del sector, “los empresarios de estas compañías son campeones ocultos”. Hacen referencia a este término al hilo del concepto hidden champion, creado en 1996, en Alemania, por Herman Simon, escritor y especialista en marketing y estrategia empresarial. Él puso el foco en este tipo de empresas, muchas veces, líderes en sus sectores (champion), pero desconocidas en el mercado (hidden). También extrajo una serie de características sobre ellas: arrastran una larga tradición, tienen cultura empresarial con ciertos valores y son cercanas a sus clientes. Por ejemplo, Inditex fue en su día una empresa mediana y hoy se ha convertido en una de las grandes corporaciones.

Por lo general, los ‘hermanos medianos’ del tejido empresarial son financieramente sólidos, apuestan por la innovación, creen en la exportación, y cuentan con alta competencia en el negocio.

Dar el salto

“Las medianas son un buen espejo en el que mirarse, como los hermanos medianos, y cuantos más hermanos medianos tengamos  mejor le irá a nuestro país”, destacan en fuentes del sector

Debido a estas virtudes, agentes económicos en España coinciden en “la importancia de dar el salto y fomentar el segmento medio empresarial, al igual que hacen otros países europeos como Reino Unido, Francia y Alemania”.

En estos lugares, las compañías reciben el apoyo financiero necesario para crecer. “España debe fortalecer este mercado, impulsando aquellos proyectos más maduros y competitivos, lo que redundará en que estas empresas tengan más expansión y creen más empleo”, sostiene Ramón Galcerán, presidente de la consultora Grant Thornton.

Y añade: “los primeros 9.000 millones de euros de fondos europeos que se han transferido a nuestro país, deben capitalizarse hacia empresas medianas e incorporar modelos de colaboración público-privada, y no solo financiar grandes proyectos”.

Cada semestre, Grant Thornton elabora el informe Pulso de la Mediana Empresa Española en el que vincula estas medianas compañías con el crecimiento del PIB real en el mundo y el Global Composite PMI Index de JP Morgan. “Esto demuestra que el mid market español es pieza fundamental en la recuperación económica real y en las exportaciones, ya que aglutina a empresas que son líderes en sus sectores”, explican en la consultora.

Para elaborar el estudio, la consultora pregunta a más de 10.000 ejecutivos de medianas empresas de 29 países (400 directivos españoles) de entre 50 y 500 empleados sobre las perspectivas de crecimiento y las barreras con las que se encuentran. Atendiendo a los resultados de la última encuesta, se registra un repunte de la confianza empresarial en España, por primera vez, desde el inicio de la pandemia.

La vacunación y los fondos UE, impulso

Las medianas empresas españolas son cada más optimistas a cerca de sus negocios. Este nivel de expectativas duplica el del año pasado, y pasa ser de 60,3 puntos. Significa 31, 2 puntos más que hace un año, según recoge el último informe de Grant Thornton, siguiendo la metodología de Oxford Economics.

Y son estos empresarios quienes contemplan ahora un escenario positivo para los próximos 12 meses, y prevén una fase de recuperación tras la crisis del Covid-19. El avanzado proceso de vacunación y la aprobación en Bruselas del Plan español de Recuperación y Resiliencia, que destina hasta 140.000 millones de euros a nuestro país, la progresiva retirada de las restricciones y la vuelta a la normalidad en la mayoría de empresas que han afrontado ERTEs “impulsan la confianza de estos directivos”, según el citado informe.

Además, refleja la salud de las firmas españolas y las compara con las del resto de Europa y del mundo. Y en el primer semestre del año arroja luz después de tres años de oscuridad y de números rojos. Recuperan las cifras positivas incluso rescatan las perspectivas de crecimiento económico y de beneficios e ingresos de la etapa pre-Covid.

Según la consultora, los valores se encuentran por encima de la media europea y mundial. La mejora está motivada por la percepción de que existen menos barreras para hacer negocios y por la recuperación de las estimaciones de crecimiento”, según la consultora.

La empresa mediana española también puede sacar pecho en aspiración exportadora si se compara con Alemania, Francia y Reino Unido. Concretamente, un 45% de los empresarios prevé crecer en este terreno, frente al 34%, 49% y 43% de los otros países, respectivamente. También destaca en perspectivas de empleo con un 40%, por encima de Francia (35%) y Alemania (34%) y solo superada por Reino Unido (43%).

Problemas a los que hacer frente

La crisis sanitaria provocada por el Covid-19 ha traído nuevos problemas al sector. Los trámites administrativos y los costes energéticos han sido las mayores preocupaciones de las empresas medianas. Por un lado, se han visto obligadas a acelerar los procesos de digitalización en sus gestiones para no quedarse atrás y sobrevivir. Por otro, han vivido constantes y rápidos cambios regulatorios que han causado otros problemas en los negocios.

En España este último obstáculo se ha convertido en el mayor freno de crecimiento según los empresarios, al igual que en la UE y media global.

La variable que más ha aumentado en cuanto a nivel de preocupación son los costes energéticos, con la subida del recibo de la luz como colofón. Esta barrera de crecimiento asciende más en España que en Europa y resto del mundo. Los empresarios españoles, al igual que los del exterior, también se muestran especialmente preocupados por las limitaciones de personal. Concretamente, por la falta de personal cualificado que crece notablemente y los costes labores.

Normas
Entra en El País para participar