Los fondos de inversión aceleran en la toma de posiciones en las telecos

Apax, Warburg y Softbank acuerdan con Deutsche Telekom el último movimiento

Apuestan por la revalorización de las operadoras

Los fondos de inversión aceleran en la toma de posiciones en las telecos

Los fondos y grandes grupos privados de inversión parecen haber acelerado en la toma de posiciones en operadoras de telecomunicaciones en el Viejo Continente, incluida España. Y con apuestas multimillonarias.

Las últimas transacciones han tenido lugar esta misma semana. Así, Apax Partners y Warburg Pincus anunciaron un acuerdo para comprar T-Mobile Netherlands, la filial holandesa de Deutsche Telekom, por cerca de 5.100 millones de euros. Ambos socios ya invirtieron de forma conjunta en la compañía de satélites de telecomunicaciones Inmarsat. Individualmente, Apax ha invertido en Salt, Wind y la danesa TDC, mientras que Warburg Pincus hizo lo propio en Ziggo, Inexio y Community Fibre.

Casi en paralelo, Deutsche Telekom y SoftBank anunciaron un plan de intercambio de acciones que aumentará la participación de la operadora alemana en T-Mobile USA, y, al mismo tiempo, dará al grupo inversor japonés un 4,5% de la empresa alemana, participación valorada en 3.915 millones.

En España la tendencia es similar. MásMóvil, controlada por los fondos de inversión de Cinven, KKR y Providence, acaba de hacerse con el control de Euskaltel, por casi 2.000 millones de euros, consolidándose como el cuarto operador nacional.

En Reino Unido, en junio pasado, Next Alt, el holding del magnate Patrick Drahi, principal accionista de Altice, anunció la adquisición de un 12,1% del capital de BT, en una operación valorada en 2.200 millones de libras (unos 2.550 millones de euros). Con este movimiento, Next Alt, a través de Altice UK, pasó a convertirse en el principal accionista de BT, ligeramente por encima de Deutsche Telekom, que posee algo más del 12% del capital de la teleco británica. En el mercado se apuesta por futuros movimientos en el capital de BT. De hecho, el CEO de Deutsche Telekom, Tim Hoettges, afirmó esta semana que en los próximos meses sucederán cosas en la teleco británica.

Con anterioridad, Macquarie y tres fondos de pensiones de Dinamarca, PFA, ATP y PKA se hicieron con la danesa TDC. A su vez, el magnate francés Xavier Niel e Iliad tomaron el control de Eir, antiguo incumbente de Irlanda, junto con los hedge funds de EE UU, Anchorage y Davidson Kempner. A su vez, BC Partners se hizo con United Group, operadora de Serbia.

La toma de participaciones de los fondos vendría motivada por los posibles cambios en el sector, de cara a facilitar un proceso de consolidación en los distintos países europeos, que frene la actual competencia y su impacto en las cuentas de las operadoras. De materializarse, las telecos vivirían una mejora en sus valoraciones.

Infraestructuras

La presencia de los fondos de inversión en el sector de las telecomunicaciones también se ha extendido al ámbito de las infraestructuras en los últimos tiempos. Estos grupos han acelerado su entrada, entre otras actividades, en las divisiones creadas por las operadoras, tanto en el segmento de las torres de telefonía móvil como en el ámbito de la fibra óptica.

Con su entrada en este tipo de empresas, los fondos se aseguran una rentabilidad, derivada de los pagos por uso de los accesos de fibra óptica por parte de las operadoras. Las telecos, a su vez, han buscado estos socios para acelerar los despliegues de redes reduciendo el esfuerzo inversor, así como para captar recursos con los que recortar la deuda.

Quizá uno de los ejemplos más claros es Telefónica. Inicialmente, dio entrada en Telxius, su división de torres de móvil y cables submarinos, a la citada KKR y a Pontegadea, el vehículo inversor de Amancio Ortega, fundador de Inditex.

En los últimos meses, Telefónica ha vendido a KKR un 60% del capital en sus vehículos de despliegue de fibra en Colombia y Chile; otro 50% del capital de la filial de fibra brasileña a la canadiense Caisse de dépôt et placement du Québec (CDPQ); y otro 50% del capital del vehículo de inversión en estas redes en Alemania a Allianz.

Entrada en los vehículos de fibra

Orange. Telefónica no es la única operadora que ha dado entrada a grupos de inversión en sus divisiones de fibra. Orange vendió a principios de año un 50% de su empresa de fibra en Francia Orange Concessions a un consorcio formado por La Banque des Territoires (Caisse des Dépôts), CNP Assurances (CNP) y EDF Invest. La intención es acelerar los despliegues de red en las zonas rurales. En Polonia, protagonizó un movimiento similar con el fondo de inversión holandés APG.

Holanda. El citado APG también se convirtió la pasada primavera en el socio de KPN en su vehículo de inversión en fibra en Holanda. La teleco de los países bajos también incorporó como socio en este segmento al fondo de pensiones ABP.

Otros países. Proximus también incorporó a EQT Infrastructure en Bélgica; en Francia, Iliad a InfraVia Capital Partners, Altice a Allianz Capital Partners y AXA Investment Managers, y Bouygues a Vauban Infrastructure Parters; Telia a Capman Infra en Finlandia; Tele Columbus a Morgan Stanley en Alemania, y Telecom Italia en Brasil, este caso con el grupo de infraestructuras IHS Fiber Brasil.

Normas
Entra en El País para participar