Infraestructuras

Empark y la alianza de Eysa, Setex y ACE se disputan 120.000 plazas de 'parking' de Aena

Ambas compiten por el lote de Madrid-Barajas y el consorcio va en solitario a por el de Barcelona-El Prat

Aparcamientos en la T4 de Madrid-Barajas.
Aparcamientos en la T4 de Madrid-Barajas.

La licitación de 34 estacionamientos en aeropuertos de Aena tiene ya ofertas sobre la mesa. En juego hay 120.000 plazas para su gestión durante un plazo de tres años y apenas hay dos propuestas por el primero de los lotes, en el que se integra el aparcamiento de Madrid-Barajas, y una puja por el segundo paquete, en el que el mayor bocado es el del parking de Barcelona-El Prat.

Una alianza formada por Eysa, Satex Aparki y ACE Parking se ha alzado con la propuesta más económica en ambos casos. En el lote 1 realiza una mejor oferta de 38,8 millones de euros, sobre un presupuesto base de licitación de 41,4 millones. Enfrente compite el actual prestador del servicio, Empark, cuyo precio es de 40,9 millones. Las bajas son del 6,17% y 1,14%, respectivamente.

El lote 1 engloba a los aparcamientos de Madrid-Barajas, Bilbao, Pamplona, San Sebastián, Santander, Santiago, A Coruña, Vigo, Asturias, Valladolid, Sevilla, Jerez, y los canarios de Tenerife Norte, Tenerife Sur, Gran Canaria, Lanzarote, Fuerteventura, La Palma y El Hierro.

En el segundo concurso, valorado en 40,6 millones, Setex Aparki, ACE Parking y Eysa han presentado una mejor propuesta económica de 38,4 millones, lo que supone una rebaja del 5,49% sobre el presupuesto base calculado por Aena. En este caso llama la atención la ausencia en la pugna del gigante catalán Saba, actual gestor del lote de El Prat. Para la firma que dirigen Salvador Alemany y Josep Martínez Vila, la relación con Aena ha servido para dar el salto a la explotación de aparcamientos en aeropuertos de Portugal o en el de Santiago de Chile. También fue clave para entrar a prestar servicio en las estaciones de Adif.

Además de la infraestructura barcelonesa, el adjudicatario del lote 2 estará presente en las áreas de aparcamiento de los aeropuertos de Alicante, Valencia, Almería, Girona, Reus, Murcia, Málaga, Granada-Jaén, Zaragoza, Palma de Mallorca, Menorca, Ibiza, Melila y el helipuerto de Ceuta.

Dos potentes rivales

La alianza que más fuerte compite por hacerse con los contratos de Aena tiene a un integrante con experiencia en los aeropuertos españoles. Setex se adjudicó en 2003 el parking del aeropuerto de Bilbao y, posteriormente, entró en los de A Coruña, Santander, Jerez y Tenerife Norte. Hoy es una de las operadoras del estacionamiento regulado de Madrid.

El primero de sus socios de consorcio, Eysa, se ha convertido en una de las principales referencias de gestión de la movilidad en España, con 170.000 plazas de aparcamiento regulado en superficie en 90 ciudades. Su propietario, el fondo Portobello, ha realizado distintos intentos de venta, el último iniciado en el segundo semestre de 2020.

Y la californiana ACE Parking, especialista en movilidad urbana y presente en el aeropuerto de San Diego, busca presencia en Europa y esta sería una de sus primeras experiencias.

Empark, antiguamente Cintra Aparcamientos y actualmente en manos de Macquarie, tiene bajo gestión más de 400.000 plazas en 148 ciudades y municipios de España, Portugal, Andorra y Turquía.

Pliegos adaptados a la crisis

Con la experiencia vivida durante la pandemia, el pliego venía con novedades respecto a la anterior licitación. La más notable es que el ajuste del presupuesto a la demanda con el fin de que el gestor pueda adaptar tanto el número de plazas como los servicios prestados al volumen de clientes.

Contratos como el de Aena ofrecen gran volumen y posición en el negocio español del aparcamiento, pero dejan escaso margen para la gestión comercial. Una circunstancia que podría haber limitado la concurrencia a los concursos.

Los ganadores deberán mantener los estacionamientos y gestionar el cobro; tendrán la responsabilidad sobre la vigilancia y ofrecerán servicios como el de limpieza, recarga eléctrica y novedades como el ticketless. Otros trabajos adicionales son la limpieza de vehículos, servicio de taller para pequeñas reparaciones o el de recogida y entrega del coche al cliente.

En ambos casos el plazo de explotación de tres años es ampliable con dos prórrogas de un año cada una.

Normas
Entra en El País para participar