El Consejo de Defensa del Contribuyente se ofrece a promover cambios tributarios

El organismo dependiente de Hacienda tramita de 9.000 a 15.000 quejas anuales

El presidente del Consejo para la Defensa del Contribuyente, Jesús Rodríguez Márquez.
El presidente del Consejo para la Defensa del Contribuyente, Jesús Rodríguez Márquez.

El nuevo presidente del Consejo para la Defensa del Contribuyente, Jesús Rodríguez, está decidido a impulsar este organismo público, dependiente del Ministerio de Hacienda, para impulsar cambios tributarios, normativos y procedimentales en atención a las quejas y sugerencias que presenten contribuyentes, asociaciones y profesionales fiscales.

Así lo avanzó este miércoles Rodríguez, que fue nombrado a comienzos del pasado mes de julio, en un evento organizado por el Consejo General de Economistas. El Consejo para la Defensa del Contribuyente, un órgano de la administración pública que atiende las quejas de los contribuyentes en sus relaciones con la agencia Tributaria y cuenta en su consejo con los máximos responsables del fisco y del Ministerio de Hacienda, es para Rodríguez un ente “útil pero infrautilizado”. “Por eso, mi primer objetivo para el mandato de tres años es intensificar su uso y la participación en el Consejo por parte de profesionales, empresas y ciudadanos”, expuso.

El Consejo, que cumple 25 años y en el que están representados profesionales, académicos y la Administración, según recoge Efe, atiende quejas (entre 9.000 y 15.000 anuales) y sugerencias de los contribuyentes y, al mismo tiempo, sirve de órgano de asesoramiento del Ministerio de Hacienda.

Más allá de su papel como organismo gestor de las quejas emitidas por los contribuyentes en su trato con el fisco, Rodríguez puso el foco en la tramitación de sugerencias con el objetivo de dar al Consejo “una función de engrase” entre profesionales y Administración en un momento en que la Agencia Tributaria pretende impulsar la colaboración.

Estas sugerencias las pueden presentar asociaciones o profesionales tributarios, como es el caso de los asesores fiscales, y pueden referirse tanto a cuestiones normativas como de procedimiento y, si son asumidas por el Consejo, suelen atenderse “casi de manera inmediata”.

Así, por ejemplo, Rodríguez avanzó que va a proponer a la Agencia Tributaria que impulse las “ventajas” de adherirse al código de buenas prácticas tributarias a título individual, por ejemplo con un canal preferente de comunicación o un “sellito” que identifique a quienes lo han suscrito.

Normas
Entra en El País para participar