Telefónica se prepara en Brasil para su última gran subasta de espectro 5G

Ha acometido este año las licitaciones en España y Reino Unido

Su inversión anual en espectro ya ronda los 1.000 millones de euros

José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica.
José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica.

Telefónica ya está poniendo en marcha la maquinaria para hacer frente en Brasil a su última gran subasta de espectro para 5G, tras las celebradas en Reino Unido y España, este mismo año, y en Alemania en 2019. En su última presentación para inversores, Telefónica Brasil explica que la licitación tendrá lugar en el cuarto trimestre de este año, y se centrará en el establecimiento de obligaciones para las telecos participantes en la digitalización del país.

El grupo español ya está desarrollando el 5G en Brasil. Así, Telefónica indica también que la modalidad 5G DSS ya está disponible en ocho grandes ciudades del país.

Lo cierto es que el proceso de la subasta, que se ha visto retrasada por distintas ocasiones, está en marcha. Hace pocos días, Tribunal de Cuentas de la Unión (TCU) aprobó la subasta, cuyos detalles deberán ser publicados por el regulador Anatel. Si se cumplen los plazos previstos por el Gobierno, la licitación deberá tener lugar en octubre.

La subasta puede ser una de las mayores de la historia de Brasil, puesto que se licitarán frecuencias de hasta cuatro bandas diferentes: 700 MHz, 2,3 GHz, 3,5 GHz y 26 GHz. Bajo los planes iniciales, las operadoras podrán utilizar estos recursos del espectro durante un periodo de 20 años.

Según medios especializados locales, el Gobierno espera recaudar en torno a 45.000 millones de reales (unos 7.350 millones de euros). Ahora bien, parte de estos fondos no serían desembolsos para el Tesoro brasileño, sino que se incluirían en compromisos de inversión por parte de las operadoras, para acelerar los despliegues de redes de 5G. Así, en torno a 8.000 millones de reales se destinarían al pago de las concesiones para el Gobierno, y cerca de 37.000 millones a cumplir obligaciones de inversión en las infraestructuras móviles.

Las telecos deberán implantar el 5G standalone, desarrollar redes privadas de comunicaciones para el Gobierno y desplegar fibra óptica en distintas zonas geográficas del país sudamericano.

Para Telefónica, Brasil es uno de sus cuatro mercados estratégicos, junto a España, Alemania y Reino Unido. El gigante sudamericano encabeza la aportación de clientes para el grupo, con cerca de 100 millones, entre telefonía móvil, segmento que lidera por delante de América Móvil y TIM, con los que competirá en la subasta; banda ancha fija y televisión de pago, entre otros segmentos.

Tras el parón de 2020, como consecuencia de la pandemia del Covid-19, la actividad de las subastas de espectro se ha reactivado en los distintos países, en gran medida por las licitaciones para frecuencias destinadas el 5G. En este escenario, Telefónica ha afrontado licitaciones de 5G en dos de sus mercados estratégicos, Reino Unido y España.

Inversión

En su informe financiero correspondiente al primer semestre del año, Telefónica explica que los pagos de espectro ascendieron a 703 millones de euros entre enero y junio, muy por encima de los 10 millones pagados en el mismo periodo de 2020. De ellos, 521 millones fueron abonados en Reino Unido, incluidos los 448 millones comprometidos en la citada subasta de 5G. El primer semestre, Telefónica también abonó 135 millones de euros en Chile, 23 millones en España, 21 millones en Alemania y otros dos millones en Colombia.

Además, Telefónica explica que en julio adquirió otros 20 MHz en la subasta de 700 MHz en España por 310 millones de euros, “en condiciones muy favorables”. Es decir, al margen de lo que suceda en la subasta brasileña, la inversión en espectro llevada a cabo por el grupo español en 2021 ya superaría los 1.000 millones.

De esta manera, la inversión en este activo, clave para ofrecer servicios de telefonía móvil, se acercaría a la cota máxima de los últimos años. En 2015, Telefónica destinó 1.585 millones de euros, por 1.505 millones en 2019. En 2016, invirtió 345 millones en espectro; 538 en 2017 y 868 millones en 2019.

Pendiente de la compra de los activos de Oi

Permiso. En su presentación a los inversores del mes de agosto, Telefónica Brasil vuelve a referirse a la adquisición de los activos de telefonía móvil de su rival Oi, junto con América Móvil y TIM. La teleco indica que está a la espera de recibir la autorización de las autoridades reguladoras.

Sinergias. La operadora señala que, con la operación, mejorará la calidad de la red en el conjunto del país. Así, indica que habrá un aumento de la cuota de mercado en regiones con menor presencia de la compañía, con aumentos de las eficiencias a través de un mejor uso de la red. Telefónica apunta que habrá un incremento de las sinergias, tanto de opex como de capex, bajo las experiencias registradas en anteriores integraciones.

Precio. Telefónica indica que abonará 5.500 millones de reales (unos 896 millones de euros) por los activos de Oi que va a adquirir (16.500 millones de reales en total). El grupo español incorporará 10,5 millones de clientes de telefonía móvil, y 2.200 emplazamientos para ofrecer los servicios. Con la compra, si se cierra definitivamente, se reducirá de cuatro a tres el número de operadores de red móvil en el país.

Normas
Entra en El País para participar