Por qué Apple no convence a los desarrolladores con sus últimas reformas

Los cambios anunciados permitirán, según la empresa, que las apps reduzcan las controvertidas comisiones de la App Store

Un miembro del equipo legal de Epic Games introduce un carro con documentación en la corte federal de Oakland, que revisa el caso contra Apple. Ampliar foto
Un miembro del equipo legal de Epic Games introduce un carro con documentación en la corte federal de Oakland, que revisa el caso contra Apple. GETTY IMAGES

Apple aligera el control sobre las formas de pago en su App Store, pero sus críticos creen que busca dividir a los desarrolladores y proteger su modelo. El gigante tecnológico, que hasta ahora había mantenido una estructura hermética de pagos y comisiones en sus plataformas, ha anunciado que permitirá que las apps ofrezcan enlaces para que los usuarios puedan pagar por canales alternativos. La reforma se aplicará a las apps de música, vídeo, libros y noticias, pero excluye al sector de los videojuegos, que representa el mayor porcentaje de ingresos por comisiones.

La medida, que permitirá a la compañía saldar los procesos que tiene abiertos por prácticas anticompetitivas en Estados Unidos y Japón, es la continuación de una serie de reformas anunciadas que entrarán en vigor en 2022 a nivel global. Según Apple, el objetivo es “proveer a los pequeños desarrolladores de mayor flexibilidad y recursos” y ha señalado que dará apoyos económicos y publicará un reporte anual de transparencia, pero que mantendrá su sistema de comisiones y sus criterios de posicionamiento como los tiene hasta ahora.

La Coalición para la justicia en las Apps (Coalition for App Fairness), organización de la que participan empresas como Spotify, Deezer y Epic Games, ha calificado las reformas anunciadas por Apple como “otro intento de proteger su monopolio de la App Store dividiendo a los desarrolladores en ganadores y perdedores” y ha exigido que el gigante ponga fin a sus prácticas anticompetitivas y proporcione un mercado digital justo.

El comentario de la Coalición apunta a que con las medidas, algunos de los desarrolladores que critican a Apple se beneficiarán mientras que otros, por ejemplo las compañías de videojuegos, seguirán en la misma situación.

Actualmente también afronta un juicio contra Epic Games, la empresa de videojuegos creadora de Fortnite, que le acusó de aprovecharse de su posición para cobrar comisiones abusivas. En 2020 los consumidores gastaron aproximadamente 64.000 millones de dólares en la App Store según un estudio hecho por CNBC. Durante el juicio contra Epic Games, un especialista reveló que los videojuegos representaban el 60% de los gastos en la plataforma.

Tim Sweeny, el fundador de Epic Games, criticó que Apple no maneje la App Store con base en los méritos y que en vez de eso: “ejecuten día a día un cálculo para dividir y vencer con la intención de salirse con la suya y mantener sus prácticas encadenantes”.

Daniel Ek, el CEO de Spotify, también se mostró inconforme con las medidas de Apple: “Este es un paso en la dirección correcta, pero no resuelve el problema. Los desarrolladores de aplicaciones quieren reglas claras y justas que se apliquen a todas las aplicaciones. Nuestro objetivo es restaurar la competencia de una vez por todas, no un paso arbitrario y egoísta a la vez. Continuaremos presionando por una solución real”.

Spotify demandó a Apple ante la Unión Europea por las mismas comisiones y por condicionarles a usar sus canales de pago. La Comisión Europea investigó el caso y llegó a la conclusión de que Apple quebrantó las leyes de competencia y “abusó de su posición dominante”, además de no aplicar las mismas condiciones a su servicio Apple Music. Actualmente a raíz de esta investigación los legisladores europeos vienen elaborando una “ley de mercados digitales” que regulará la competencia en el sector de las empresas tecnológicas.

Apple, Google y Amazon han afrontado en los últimos años numerosos procesos por prácticas anticompetitivas o presuntos monopolios. Si bien las nuevas medidas les permitirán superar algunas de las demandas, muchos países están planteando regular la competencia en el sector tecnológico. Este es el caso de Corea del Sur, que el martes 31 aprobó un proyecto de ley que lo convertirá en el primer país en imponer restricciones a las políticas de pago de Google y Apple, que obligan a los desarrolladores a usar solo los sistemas de facturación de los gigantes tecnológicos.

A finales de agosto salió a la luz una investigación de Lobby Control y Corporate Europe que indica que las grandes tecnológicas invierten más de 97 millones de euros anuales en lobbies para influenciar la política digital europea. El estudio señala que estos lobbies buscan orientar la legislación digital hacia sus intereses, principalmente la Ley de Mercados Digitales y la Ley de Servicios digitales que se están creando.

El informe de Lobby Control y Corporate Europe revela que en 2019 los grupos de presión de los gigantes tecnológicos estuvieron presentes en más de 200 reuniones con comisarios, directores generales y altos ejecutivos de la Comisión Europea, lo que para los investigadores pone la legislación en riesgo.

Según la investigación, Google se encuentra a la cabeza del gasto en lobbies con 5,8 millones de euros invertidos. Le siguen Facebook con 5,5 millones y Microsoft con 5.3 millones. En cuarto lugar está Apple con 3,5 millones y en quinta posición Huawei con 3.5 millones. Amazon se encuentra en la sexta posición con una inversión de 2.8 millones de euros. Cabe resaltar que la mayoría de estas empresas tiene abiertos procesos en la Unión Europea por prácticas anticompetitivas o mal manejo de información.

Las autoridades europeas trabajan desde 2020 en una regulación para fiscalizar el manejo que los “guardianes de acceso”, como Apple, Google, Amazon y Facebook, ejercen sobre las plataformas digitales que controlan. La idea de regular el mercado digital tiene origen en las acusaciones que han surgido contra estas empresas en las últimas dos décadas, y tiene el objetivo garantizar los intereses de los desarrolladores y los usuarios.

Normas
Entra en El País para participar