Empresas

La gran industria denuncia la pérdida de competitividad internacional que le está ocasionando la subida de la luz

La patronal considera que el Gobierno tiene margen para hacer más

La gran industria denuncia la pérdida de competitividad internacional que le está ocasionando la subida de la luz

La industria electrointensiva española está "preocupada" por la "pérdida de competitividad" internacional que le está ocasionando la escalada de los precios eléctricos, y considera que el Gobierno tiene margen para hacer más, sin tener que llevar adelante medidas de dudosa viabilidad y eficacia a corto plazo como las que plantea Podemos.

Así lo ha señalado el director general de la Asociación de Empresas con Gran Consumo de Energía (Aege), Fernando Soto.

La patronal dice que la gran industria tiene "un grave problema" ante el creciente diferencial de los precios energéticos finales que tiene que pagar respecto a los que pagan en Alemania o Francia.

Si en 2019 la industria española pagaba por luz 20 euros más el megavatio hora que en Francia y 25 más que en Alemania, "ahora el diferencial con Francia es de 34 euros y de 50 con Francia". Soto recuerda que en el país galo, la gran industria dispone de la tarifa Arenh, que le hace su factura más competitiva.

La AEGE aduce además que el Gobierno podría darle a la industria más dinero por compensaciones de CO2 y eso sería con el aval de Bruselas. "Podría darnos 220 millones y hasta ahora solo ha aprobado 179. Es momento de que muevan ficha para apurar la cuantía máxima que permite la Comisión", señaló el director de la asociación.

MEDIDAS

En relación con las principales medidas legislativas que se están planteando desde los socios de Gobierno para sujetar el 'rally' tarifario eléctrico, AEGE no oculta su escepticismo.

Respecto a los topes por decreto a los precios de la nuclear y la hidroeléctrica que postula Unidas Podemos, la patronal sostiene "que hay que ser respetuosos con la normativa europea y eso a día de hoy no es posible".

AEGE sí ve preciso revisar el marco europeo de fijación de precios que hasta ahora está reclamando sin éxito al Ejecutivo comunitario la vicepresidenta Teresa Ribera.

En cuanto a los dos proyectos en trámite parlamentario a los que se confía el Gobierno para abaratar algo la luz, Soto advierte de que tendrán un impacto a la baja en el precio del consumidor industrial que será a medio plazo.

Respecto a la empresa pública de energía que pide Podemos, mantiene que no servirá mucho a corto plazo, porque hay pocas concesiones de hidroeléctricas que venzan ahora.

Preguntado por el balance que hace AEGE del Estatuto del Consumidor Electrointensivo, Soto lo califica de "netamente insuficiente", porque su efecto en la evolución de precios es "mínimo" con una compensación de financiación de renovables que se les queda en "54 céntimos". Sobre el fondo de garantías, cree que es acertado, pero abarca un periodo plurianual y eso dificulta ver resultados más cercanos.

Normas
Entra en El País para participar