Coyuntura

La actividad se ralentiza levemente en España, pero sigue creciendo más que en la eurozona

El índice PMI cierra agosto en 60,6 puntos, seis décimas menos que en julio; en la eurozona terminó en 59

La actividad se ralentiza levemente en España, pero sigue creciendo más que en la eurozona
EFE

La actividad del sector privado en España mantuvo su expansión durante el mes de agosto, aunque volvió a moderar su ritmo de crecimiento con respecto a los máximos casi históricos observados en junio, según el Índice de Gerentes de Compras (PMI, por sus siglas en inglés), elaborado por IHS Markit. El indicador cerró el mes del año en 60,6 puntos, por debajo de los 61,2 de julio. Un indicador de más de 50 puntos implica expansión económica; las lecturas en el entorno de 60 puntos están en zona de máximos históricos.

La consultora ha explicado que en agosto se observó un "fuerte crecimiento" tanto en el sector manufacturero como en el sector servicios. Mientras el primero registró un incremento de la producción casi récord, el segundo mantuvo un fuerte incremento pese a haberse ralentizado. "La actual fase de fuerte crecimiento en el sector servicios español se mantuvo en agosto, ya que la economía continúa beneficiándose de la relajación de las restricciones del confinamiento y del éxito de los programas de vacunación", ha afirmado el director del área económica de IHS Markit, Andrew Harker.

El crecimiento de los nuevos pedidos se aceleró en agosto en comparación con el incremento de julio, siendo el sector servicios el que más dinamismo registró. Los nuevos pedidos para exportación aumentaron por sexto mes consecutivo: "Hubo algunos signos positivos en la demanda internacional a medida que los nuevos pedidos procedentes de clientes del extranjero aumentaron al ritmo más fuerte en seis años".

Las empresas se mantienen muy optimistas respecto a las perspectivas a 12 meses, mientras el alza de pedidos ha tirado del empleo. "Debido a que los nuevos pedidos aumentaron a un
ritmo más rápido, las empresas optaron por contratar más personal, incluyendo la reincorporación de más  trabajadores tras los ERTE", añade el informe.

En cuanto a la inflación, Markit apunta que "las empresas encuestadas informaron ampliamente de un incremento de los costes energéticos y también se mencionó el aumento de los salarios y del precio de los materiales". No obstante, las subidas de precios repercutidas en los productos finales se han mitigado respecto a meses anteriores. 

En la eurozona el índice compuesto PMI sigue registrando niveles apenas registrados en las últimas décadas, lo que indica que una rápida expansión económica que, no obstante, se puede ver empañada por la variante delta del coronavirus. El índice PMI de la eurozona acabó el mes en 59 puntos, por debajo de los 59,5 previstos y por debajo también del indicador para España. "Irlanda fue el país de más rápido crecimiento, seguida de España y Alemania", indica Markit. Francia cerró el mes apenas en 55 puntos.

La economía europea sigue, pues, encaminada a recuperar el nivel previo a la pandemia a finales de año. "Aunque el crecimiento perderá naturalmente algo de ímpetu a medida que el auge post de la crisis, hay otros factores de riesgo en juego", dijo Joe Hayley, economista senior de IHS Markit. "La variante delta se ha afianzado en Europa, mientras que la escasez de materiales y los cuellos de botella en el transporte siguen condicionando la actividad empresarial".

Markit añade que el crecimiento del empleo está siendo uno de las más rápidos en más de dos décadas, "ya que las empresas han actuado para impulsar sus capacidades operativas en medio de una fuerte  demanda de productos y servicios".

Normas
Entra en El País para participar