Sainsbury’s se dispara en Bolsa ante una posible oferta de compra del fondo Apollo

Las acciones suben un 14%. La oferta valoraría el grupo en 8.200 millones de euros

Entrada a un supermercado de Sainsbury´s en Londres
Entrada a un supermercado de Sainsbury´s en Londres

El mercado de la distribución en Reino Unido sufrió ayer un terremoto tras conocerse que el fondo estadounidense Apollo baraja seriamente presentarse una oferta, tal y como reveló Reuters a primera hora de la mañana, por un importe cercano a los 8.200 millones de euros para hacerse con el control de Sainsbury´s, el segundo mayor grupo de distribución en Reino Unido, solo por detrás de Tesco. La noticia provocó una escalada sin precedentes de cotización bursátil de Sainsbury´s, cuyos títulos se disparaban un 15,37% hasta alcanzar 338 libras esterlinas por acción, un nivel inédito desde marzo de 2014.

El interés de Apollo es solo una muestra del apetito de los grandes grupos de distribución de EE UU por hacerse con competidores británicos en áreas como defensa, salud y comercio. Y el último ejemplo es Morrisons, la cuarta cadena de distribución de Reino Unido por tamaño, que ha recibido al menos dos ofertas por parte de grandes grupos estadounidenses antes del verano. La que parece contar con ventaja, aunque aún no ha recibido una respuesta concreta, es la presentada precisamente por Apollo, que finalmente se alió con un consorcio liderado por el grupo inversor Fortress para hacerse con Morrisons por 7.360 millones de euros.

"Sainsbury´s es indudablemente un gran objetivo para el capital riesgo involucrado en el comercio con una compañía con más de 8.500 millones de euros en activos. Los supermercados están consiguiendo rentabilidades difíciles de encontrar en otros sectores", aseguró Neil Wilson, analista de Markets.com. El fondo soberano de Catar es el principal accionista de la cadena de distribución, con un 15% de los derechos de voto, seguido de lejos por otros tres fondos: Vesa Equity Investment (con un 9,99%, propiedad del multimillonario checo Daniel Kretinsky), Blackrock (6,40%) y Schroders (5,22%).

La cadena de supermercados estuvo envuelta en la gran operación de la distribución británica en 2018, cuando quiso hacer con Asda, la filial británica de Walmart, con la que habría sobrepasado en tamaño a Tesco, el número 1 en Reino Unido. La operación, sin embargo, se vió frustrada por el organismo de competencia británico, que la vetó un año después porque la unión reduciría la competencia en todo el país y en los grandes municipios donde estaban implantadas. Para tratar de compensar ese temor, ambos grupos se comprometieron a vender entre 150 y 200 tiendas y proceder a un ajuste de precios cercano a los 1.000 millones de euros.

Normas
Entra en El País para participar