El fondo noruego reduce un 36% su exposición a la deuda soberana de España

El vehículo soberano baja su inversión en 1.467 millones de euros

Sede del banco central de Noruega, encargado de la gestión del gran fondo del petróleo.
Sede del banco central de Noruega, encargado de la gestión del gran fondo del petróleo.

El mayor fondo soberano del mundo está enfriando su romance con la deuda soberana de España. El fondo del petróleo de Noruega, que maneja activos por valor de 1,17 billones de euros, ha vendido bonos emitidos por el Tesoro hasta reducir su exposición un 36% en 12 meses. En términos absolutos, su inversión ha bajado en 1.467 millones de euros.

El fondo noruego presentó ayer su balance del primer semestre, con una revalorización de sus activos por valor de 990.000 millones de coronas noruegas (95.000 millones de euros).

El fondo gestionado por el banco central de Noruega (Norges Bank) invierte el 72,4% de su patrimonio en Bolsa (especialmente de Estados Unidos). Otro 25,1% son bonos. Y el resto activos inmobiliarios cotizados.

En la parte de renta fija, uno de los movimientos más fuertes ha sido la reducción de la exposición a riesgo soberano español. En junio de 2020, el fondo tenía 58.134 millones de coronas noruegas (5.582 millones de euros) invertidas en deuda de España, frente a los 42.875 millones de coronas (unos 4.114 millones de euros) de junio de este año. En cambio, en estos 12 meses ha aumentado su exposición a la deuda soberana de Francia y ha mantenido estable su inversión en deuda pública italiana. La posición en bonos de Alemania se han reducido ligeramente.

El mayor vehículo de inversión del mundo

Hay gestoras de fondos más grandes (Vanguard, BlackRock...) pero no hay ningún fondo soberano o de inversión colectiva tan grande como el fondo del petróleo de Noruega. Con sus 1,14 billones de euros de patrimonio, mantiene posiciones 9.213 compañías de 73 países. En los últimos años, sus grandes apuestas han sido los gigantes tecnológicos de Estados Unidos (Alphabet, Microsoft, Facebook, Apple..).

En los últimos seis meses, el fondo ha logrado una rentabilidad del 9,4%. En la parte de Bolsa, el retorno ha sido del 14%, mientras que en la renta fija ha sufrido unas pérdidas del 2%. Sus inversiones inmobiliarias no cotizadas ganaron un 4,6%. De media, su retorno anual ha sido del 6,6%.

Los responsables del fondo no han explicado las razones por las que han decidido ir revisando a la baja su cartera de bonos del Tesoro español. No obstante, la inversión actual está en línea con la que había en 2018, 2017 o 2016. Es decir, que ha sido en los dos últimos años en los que ha habido un especial interés.

La exposición del fondo soberano noruego a la deuda soberana española alcanzó su punto más elevado, según los informes trimestrales, en junio del pasado año, tras el alza de rentabilidades que provocó en el conjunto de la renta fija el estallido de la pandemia. La potente intervención posterior en el mercado del BCE con su programa de compras redujo las rentabilidades de los bonos públicos y creó en paralelo una subida de sus precios, ante lo que el vehículo de inversión noruego ha decidido hacer plusvalías.


Banca española

Las decisiones de los gestores del fondo de Noruega no son muy distintas a las de los bancos españoles. Tras haber aumentado su exposición a la deuda pública en los momentos más duros de la crisis del coronavirus, en 2020, han empezado a adelgazar sus carteras. Ante la posibilidad de un hipotético endurecimiento de la política monetaria, que devaluaría sus inversiones en deuda soberana, han preferido hacer caja y deshacer posiciones. Según los últimos datos del Tesoro entre diciembre y mayo los bancos nacionales han rebajado las tenencias de deuda española en 3.289 millones, hasta los 161.955 millones

En febrero del año pasado, más del 50% de la deuda pública española estaba en manos de inversores extranjeros, pero ese porcentaje ha caído al 43%, mientras que ha aumentado la exposición del Banco de España, bajo el mandato del BCE.

Normas
Entra en El País para participar