Deporte

El fútbol español vota si quiere el dinero de CVC en un clima de guerra institucional

La RFEF se suma al Real Madrid y tilda el acuerdo con LaLiga de “ilegal”

Javier Tebas, presidente de LaLiga; Florentino Pérez, presidente del Real Madrid; y Luis Rubiales, presidente de la RFEF.
Javier Tebas, presidente de LaLiga; Florentino Pérez, presidente del Real Madrid; y Luis Rubiales, presidente de la RFEF.

Los 42 equipos profesionales que componen la primera y la segunda división del fútbol español deciden hoy si aceptan los 2.667 millones de euros que CVC plantea prestarles a un plazo de 40 años, a cambio de participar en la tarta de sus derechos audiovisuales por otros 50.

Lo harán en una asamblea general de LaLiga marcada por un clima de guerra institucional que enfrenta, por un lado, a la patronal de los clubes, y por otro, a los dos grandes, Real Madrid y Barcelona, y también a la Real Federación Española de Fútbol, que fijó ayer su posición. Todo acompañado con el anuncio de demandas realizado en los últimos días por el club madridista, y que aparece como la única vía para paralizar un acuerdo que parece gozar del respaldo de la mayoría de equipos.

La RFEF, que no tiene derecho a voto en la asamblea, se sumó al frente en contra del mismo por considerarlo “totalmente ilegal”, avivando de paso el continuo conflicto en el que viven instalados su presidente, Luis Rubiales, y el de LaLiga, Javier Tebas.

Según explicó el ente federativo en un comunicado, la propuesta de CVC grava “intensamente los derechos de los clubes y SAD para los próximos cincuenta años a cambio de una cantidad de dinero poco significativa”.

Además, razonó que este acrecentará la “desigualdad” y que generará “numerosos litigios derivados del acuerdo”, lo que puede “poner en duda su propia viabilidad”. A juicio de la RFEF, lo que hoy votan los clubes es “un acuerdo ilegal que obliga a todos, mediante la falsa atribución a favor de la LNFP [LaLiga] de derechos que no posee”. Y remata con un mensaje a Javier Tebas, ya que a su entender, el nuevo modelo societario que generaría el acuerdo con CVC tiene la única finalidad de que Tebas perciba “nuevos emolumentos” y eluda “los ya de por si pocos controles que ahora se le imponen”.

Respuesta inmediata

Un comunicado que LaLiga tampoco desaprovechó para cargar contra la federación, y que a su juicio “demuestra un escaso análisis de las condiciones del proyecto al realizar afirmaciones carentes de fundamento puesto que, lejos de forzar ninguna institución jurídica, se plantea desde estructuras transparentes y reguladas en el código de comercio”, además de apuntar a la “inconsistencia de los argumentos planteados” y rechazar las “opiniones subjetivas y falsarias que la RFEF realiza de forma gratuita”.

También le recordó que esta “no tiene atribuida la representación delos clubes miembros de LaLiga los cuales tendrán la oportunidad de mostrar su postura respecto a este proyecto a través del ejercicio de su derecho de voto en la Asamblea que, en su caso, se realiza en secreto y democráticamente”.

Todo esto, horas antes de la mencionada votación, en la que el apoyo de la “clase media” del fútbol español garantizaría una mayoría. En la comisión delegada convocada la semana pasada, votaron que sí los 14 miembros presentes, incluido el Atlético de Madrid, el Sevilla, el Villarreal, la Real Sociedad, el Betis, o equipos de segunda como el Sporting de Gijón, el Eibar o el Almería.
Para que salga adelante, los estatutos de LaLiga establecen que se necesitará una mayoría reforzada, lo que implica 32 votos a favor de la propuesta. El valor de los mismos en cada equipo de primera es de 1,1, y en el de los de segunda, de 1.

Por tanto, el apoyo de los 22 equipos de segunda división y el de la mitad de la primera garantizarían la luz verde. Si sucede, el acuerdo se tomará como efectivo y los clubes ya podrán mejorar sus topes salariales para la inscripción de futbolistas, aunque el dinero no llegue hasta dentro de unos meses. A partir de ese momento, solo la decisión de los tribunales podrán parar el desembarco de CVC.

Goldman Sachs financiará los primeros 1.000 millones

Crédito. CVC se apoyará en Goldman Sachs para repartir los 2.667 millones entre los clubes de fútbol. El fondo ha decidido apoyarse en Goldman Sachs para financiar hasta 1.000 millones de la operación, según El Confidencial. Los 1.700 millones restantes los aportaría con recursos propios.
Acreedor. Se da la circunstancia de que Goldman Sachs es el principal acreedor del FC Barcelona, equipo que ha manifestado su oposición al acuerdo. La entidad financiera firmó un crédito de 500 millones con el equipo catalán para que este pudiese hacer frente a sus gastos más inmediatos, incluidas las fichas de sus futbolistas, ante la agonía financiera en la que vive en la actualidad.

Normas
Entra en El País para participar