Rally alcista

La Bolsa francesa se corona en Europa gracias al lujo, la industria y la tecnología

Sube más de un 22,5% en 2021 y roza los máximos logrados en 2000

Cac 40 pulsa en la foto

La Bolsa francesa brilla con luz propia. Después de que a finales de marzo el Cac 40 lograra recuperar los niveles prepandemia, en los meses posteriores el rally alcista ha seguido su curso, una corriente que corona al selectivo galo como una de las estrellas de 2021. En lo que va de ejercicio la Bolsa francesa se anota un 22,86%, unas ganancias que además de duplicar las registradas por el Ibex 35 (10,22%), son superiores a las logradas este año por otros índices como el Dax alemán (14,96%), el Mib italiano (17,85%) el FTSE británico (10,84%), el Euro Stoxx 50 (17,88%) y el Stoxx 600 (18,37%).

Más espectacular aún es la recuperación que experimenta desde los mínimos de 2020. Con una subida del 81,6% el Cac ha pasado en cuestión de 17 meses rondar mínimos de 2013 (en marzo de 2020 se desfondó a los 3.754,84 puntos) a situarse a menos de un 1% de sus máximos históricos, registrados en septiembre del 2000, durante las sesiones previas al estallido de la burbuja de las puntocom.

Ben Ritchie, director de renta variable europea de Aberdeen Standard Investments, explica que en 2021 la Bolsa francesa se ha beneficiado de su elevada exposición a las cotizadas industriales y cíclicas, dos sectores que se están recuperando con fuerza de la recesión que trajo consigo la pandemia, así como por contar entre sus miembros con empresas de alta calidad que operan en la industria tecnológica y el consumo. El fabricante de acero ArcelorMittal (sube el 61,3% en 2021), el líder de materiales de construcción Saint Gobain (71,6%) o el fabricante de automóviles son tres buenos representantes de la primera tendencia. Se trata de tres cotizadas que se benefician de la rápida recuperación que ha traído consigo la reapertura de la economía y han logrado elevar sus ingresos a la vez que mantienen un apalancamiento operativo positivo, que les está ayudando a elevar los márgenes. Junto a la mejora económica, las tres compañías están además acometiendo cambios y mejoras en materia de costes y flujo de caja, algo que según Ritchie contribuye “a aumentar el valor para los accionistas”.

El valor añadido del lujo

Junto al industrial, el segundo sector con más peso en el Cac es el consumo discrecional, especialmente el sector del lujo. La ponderación de ambos sectores en el índice alcanza el 50%. Cédric Baron, director de estrategias mutuactivos de Generali Investments Partners, señala que firmas como Hermes (51,21% en el año), LVMH (37,33%), Kering (32,89%) o L’Oreal (28,1%) han demostrado su resistencia durante la crisis, así como durante la fase de recuperación. De cara a los próximos meses, Baron considera que están bien posicionadas para beneficiarse del nivel de ahorro de efectivo de los consumidores de todo el mundo (solo los estadounidenses amasan 3,5 billones de dólares) y de su poder de fijación de precios. La exposición del Cac a la industria y el lujo se completa con tecnológicas como Dassault (44,96%), que sacan partido de la digitalización industrial.

Después del buen comportamiento registrado en el último año y medio, el consenso de los expertos se muestra optimista con el futuro de la Bolsa francesa. A la diversificación de sectores, geografías y temáticas de inversión de las cotizadas que componen el índice François Breton, gestor del fondo EdR SICAV Tricolore Rendement, añade el renovado interés de los inversores minoristas franceses por el mercado de valores y la posible redistribución de parte de sus ahorros acumulados a la renta variable. Respecto al capital exterior, Francia ya fue en 2019 el primer país de destino de las inversiones extranjeras directas en Europa.

Más rentable que Wall Street

Reformas y plan de recuperación. Las ganancias de la Bolsa francesa también superan a las registradas en el año por el Dow Jones (15%), el S&P 500 (18%) y el Nasdaq (14,7%), una tendencia que podría prolongarse en los próximos meses. Aunque hasta la fecha la recuperación ha sido más abultada en EE UU y China, los expertos creen que la fase de reapertura es especialmente beneficiosa para el mercado francés que debería obtener un rendimiento superior en el segundo semestre. Las cotizadas galas podrán verse impulsadas por los planes de recuperación europeos y los proyectos de deslocalización de las líneas de producción. Thibeult Vasse, analista de Scope Rating, afirma que Francia está en el buen camino para seguir ganando competitividad y obtener ventajas económicas si el impulso reformista continúa. “Las amplias reformas emprendidas por Emmanuel Macron para reducir los costes salariales, reformar la fiscalidad de las empresas y ampliar la base impositiva podrían respaldar un mayor crecimiento potencial”, apunta.

Normas
Entra en El País para participar