Política

El PSC reclama un debate "riguroso y sin apriorismos" sobre El Prat

Defiende que esta infraestructura es básica para impulsar la diversificación de la economía de Barcelona y Cataluña

Aviones estacionados en el aeropuerto de El Prat.
Aviones estacionados en el aeropuerto de El Prat.

El primer teniente de alcalde de Barcelona, el socialista Jaume Collboni, reclama un debate "riguroso y sin apriorismos" sobre la ampliación del Aeropuerto de El Prat ante la controversia política y medioambiental que suscita el proyecto. El edil defiende que esta infraestructura es básica para impulsar la diversificación de la economía de Barcelona y Cataluña, ya que convertirá El Prat en un nodo de vuelos intercontinentales, lo que se traducirá en una mayor conectividad internacional que permitirá atraer talento y empresas.

"Aumentaremos la posibilidad de conectar vía aérea Barcelona con las ciudades del mundo que generan más innovación y tecnología, y eso se acerca más al modelo al que queremos ir de economía diversificada", señala Collboni en declaraciones a EFE. El concejal del PSC cree además que Cataluña ha estado demasiados años reivindicando inversiones en infraestructuras en el ámbito del ferrocarril y de la conectividad aérea, por lo que no puede dejar escapar un proyecto que contempla una inversión de 1.700 millones en El Prat y la llegada de la alta velocidad a los aeropuertos de Reus (Tarragona) y Girona.

El Gobierno y la Generalitat han alcanzado esta semana un principio de acuerdo para desbloquear el proyecto y definir el plan director que ha de guiar las actuaciones a realizar. "El acuerdo permite que podamos debatir, aún no se habla de un plan concreto", recuerda Collboni, que defiende la importancia de que la ampliación se lleve a cabo con un consenso amplio político y territorial. "Creo que todos coincidimos en la necesidad de estar mejor conectados con el mundo", sostiene el primer teniente de alcalde.

Los principales agentes económicos de Cataluña, como las patronales, los sindicatos o la Cambra de Barcelona, ya han mostrado su apoyo al proyecto, mientras otras voces se han manifestado abiertamente en contra, entre ellas la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau; el alcalde de El Prat de Llobregat, Lluís Mijoler, o los colectivos ecologistas.

Por ahora, el principal escollo que ponen sobre la mesa los contrarios a la ampliación es el medioambiental, ya que alargar en 500 metros la tercera pistadel Aeropuerto de Barcelona, como plantea Aena, supondría invadir la laguna de La Ricarda, en el Delta del Llobregat, un espacio protegido por la red europea Natura 2000.

Collboni subraya que al tratarse de un espacio protegido es la Comisión Europea (CE) la que "tendrá la última palabra" sobre el proyecto que finalmente se acuerde, lo que es una garantía de que se cumplirán todas las exigencias medioambientales. "Podemos estar tranquilos", asegura el político socialista.

Reclama, eso sí, que se lleve a cabo un debate "riguroso" y "sin ideas preconcebidas", lo que ha de permitir impulsar una infraestructura clave para el futuro de Cataluña, permitiendo a Barcelona competir con las grandes metrópolis y captar talento y empresas tecnológicas y de alto valor añadido.

Normas
Entra en El País para participar