Telefónica inyecta más de 100 millones en Venezuela en los últimos dos años

Ha buscado reforzar el patrimonio de la filial en el país

En 2020 creó diversas reservas especiales por 54,40 millones

Telefónica inyecta más de 100 millones en Venezuela en los últimos dos años

La grave crisis económica que vive Venezuela ha obligado a Telefónica a elevar las ayudas a su filial a lo largo de los últimos dos años. Así, la operadora ha inyectado algo más de 100 millones de euros en sus negocios locales entre 2019 y 2020, a través de distintos mecanismos.

Durante 2020, y con el objetivo de fortalecer la situación patrimonial de la filial Telefónica Venezolana, la teleco aprobó la creación de diversas reservas especiales voluntarias por un importe total de 54,40 millones de euros, según se indica en el informe financiero del holding Telefónica Hispanoamérica, accionista directo de la división venezolana. De hecho, Venezuela forma parte de la división Hispam, creada por Telefónica en 2019 para agrupar los negocios en Latinoamérica, con excepción de Brasil. El país tiene la consideración de economía hiperinflacionaria en las cuentas de la compañía.

Según explica la operadora, la integración de estas reservas se realizó por una parte, mediante la capitalización de derechos de cobro contra su filial, equivalentes a 34,41 millones de euros y por otra, mediante desembolsos en efectivo por un importe equivalente a 19,98 millones de euros.

Además, durante el ejercicio 2020, Telefónica continuó con la política de adquisición puntual de derechos de cobro contra Telefónica Venezolana, y pagos por cuenta de dicha filial a diversos proveedores. El importe total de estas operaciones en 2020 ascendió a 34,52 millones de euros. Ya en 2019, el importe de estas transacciones en favor de la filial en el país sudamericano fue de 52,30 millones.

Reservas especiales

Telefónica Hispanoamérica precisa que, durante los ejercicios 2020 y 2019 parte del total de los derechos de cobro fue aportada para la creación de una reserva especial en Telefónica Venezolana, quedando un saldo pendiente de cobro a 31 de diciembre de 2020, de 33,389 millones de euros (34,02 millones a 31 de diciembre de 2019).

En 2019, la situación y los procesos fueron similares, dentro de la estrategia de la compañía para reforzar el patrimonio local. En mayo de ese año, Telefónica creó una reserva especial voluntaria por importe de 79.923 millones de bolívares soberanos. A su vez, la reserva fue integrada exclusivamente por la operadora mediante la capitalización de derechos de cobro contra su filial equivalentes a 12,373 millones de euros.

En diciembre de 2019, la teleco creó otra reserva especial voluntaria en efectivo por importe de 1.017 millardos de bolívares soberanos, equivalentes a 19,67 millones de euros. Además, creó una reserva especial voluntaria por importe de 1.452 millardos de bolívares soberanos, equivalentes a 28,09 millones de euros.

Ambas reservas fueron integradas en exclusiva por Telefónica Hispanoamérica mediante una aportación en efectivo en el caso de la primera y la aportación de derechos de cobro a Telefónica Venezolana en el caso de la segunda.

Impacto en la valoración de los negocios en el país

El deterioro de los negocios en Venezuela como consecuencia de la crisis también ha llevado a Telefónica a ajustar el valor de sus divisiones en el país. En 2020, formalizó una dotación de corrección valorativa en Telefónica Venezolana y Comtel Comunicaciones Telefónicas, por importe de 4,12 y 1,29 millones de euros, respectivamente, según se indica en el informe anual de Telefónica Hispanoamérica.

El mayor impacto, no obstante, había tenido lugar en 2019, dejándose sentir en las cuentas del propio grupo. De esta manera, la operadora recuerda que, en el ejercicio 2019, se dotaron 385,212 millones de euros por la inversión en Telefónica Venezolana, incluyendo una provisión de 21,79 millones.

Normas
Entra en El País para participar