Financiación

Housers aprovechará la nueva regulación de ‘crowdfunding’ para expandirse en 12 países de la UE

Cambia de estrategia y pide ahora garantía hipotecaria para prestar, ante los problemas del pasado

Su plan pasa por crecer con fusiones o compras y llegar a financiar a pequeños promotores con 500 millones en 2025

Juan Antonio Balcázar, CEO de Housers
Juan Antonio Balcázar, CEO de Housers

Housers fue la primera plataforma de crowdfunding para invertir en el sector inmobiliario en España. Obtuvo su licencia en 2017. Entonces ya abrió en Italia y Portugal. Su negocio se basaba en el equity para pequeños promotores que optaban con este sistema de financiación en vez de acudir a un banco que, por los general, ponía demasiadas trabas para que les concedieran un crédito tras las experiencias de la crisis financiera de la última década. De ahí pasó al lending, pero incluyendo una garantía hipotecaria que gestiona un tercero, en este caso Bondholders.

Ahora vuelve a dar una vuelta de tuerca a su modelo impulsada por la nueva regulación de crowdfunding que entrará en vigor en España el próximo mes de noviembre, con el objetivo de crecer en España y en el resto de la Unión Europea (UE). Y también aprovechando la salida, al final pactada, de uno de los socios fundadores.

Una vez puestos los cimientos en España, con la financiación de nuevas promociones, como la de Puerta de Oriente, en Vera (Almería), y otras en Italia y Portugal, el objetivo es “expandirnos por el resto de los principales países de la UE, como Francia, Alemania, Suecia y Bélgica, entre otros. En total, nuestros nuevos planes pasan por operar en 12 países, algo que hasta ahora era complicado, porque la normativa era diferente en cada país. Ahora, sin embargo, con la nueva regulación, se equiparan las reglas para toda la UE, y puedes operar con una licencia europea en el resto del continente”, explica Juan Antonio Balcázar, consejero delegado de la plataforma de inversión inmobiliaria.

Para lograr sus objetivos, Housers va a realizar en septiembre una nueva ronda de financiación para captar cuatro millones de euros, con lo que su valoración subirá a los 10 millones. Y, como novedad en España, tiene previsto en septiembre dar entrada a un inversor o inversores institucionales para crear un fondo que proporcione el impulso inversor que necesita la plataforma. Las negociaciones están muy avanzadas, y esperan obtener la autorización de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Su plan de desarrollo pasa por “llegar a 2025 con una valoración de 100 millones de euros, haber captado 500 millones en financiación, 300.000 inversores (ya tiene 130.000) y operar ya en 12 países europeos. Queremos ser una gran plataforma inmobiliaria en la Unión Europea”, dice Balcázar.

Además, el plan incluye contar con unos 1.000 a 1.500 proyectos financiados. Desde su creación hasta la fecha “ya hemos devuelto a nuestros inversores (minoristas en su totalidad) 58 millones de euros. Ahora, cualquier persona a partir de 100 euros puede invertir en esta plataforma, “pero el objetivo es que ahora entren inversores institucionales también”.

Balcázar mantiene que tras la nueva normativa, “se producirá la entrada en ­distintos países de Europa de plataformas de diferentes Estados de la Unión Europea, lo que desembocará en fusiones entre un número considerable de estas firmas, o procesos de compras”, añade el directivo. “Nosotros queremos ser protagonistas de estas operaciones, bien de compras, bien de fusiones”, subraya Balcázar. Estas plataformas de crowdfundig suelen ofrecer unas rentabilidades a sus inversores superiores al 8% y pueden llegar al 15%.

“Los fondos de inversión alternativos piden a los promotores rentabilidades entre el 30% al 40%, Nosotros pedimos entre un como honorarios alrededor de un 7% a un 8% y el promotor abona al inversor de media unos porcentajes similares. De esa forma, el promotor paga al final entre un 14% a un 16%, la mitad de lo que le reclama un fondo”, asegura el consejero delegado de Housers.

Rentabilidad del 8% para el inversor minorista

Alternativa. El consejero delegado de Housers está convencido de que el crowdfunding es “una clara alternativa a la financiación bancaria. Además, estas plataformas de financiación participativa se han convertido en opciones para pequeños inversores que buscan una rentabilidad que ahora los bancos no pueden dar al estar los tipos de interés en negativo. Los mercados tampoco ofrecen rentabilidades tan altas al estar sometidos a grandes volatilidades”.

Rondas de financiación. Housers espera llevar a cabo una ronda de financiación de unos cuatro millones de euros en septiembre. En abril ya realizó otra por 500.000 euros. Juan Antonio Balcázar asegura que el coronavirus paralizó el proyecto de la plataforma, pero ahora espera recuperar la velocidad de crucero para crecer.

Normas
Entra en El País para participar