Tecnología

LG eleva un 65,5% su beneficio operativo tras fuertes ventas de electrodomésticos y teles

La compañía logra los mayores ingresos de su historia en este periodo, pero pierde 83 millones por su negocio de móviles, que abandona este julio

Logo e LG en la sede de la compañía en Seúl.
Logo e LG en la sede de la compañía en Seúl.

La multinacional surcoreana LG Electronics elevó un 65,5% su beneficio operativo en el segundo trimestre del año, hasta los 1,1 billones de wones (unos 835 millones de euros), su mejor resultado en este periodo desde 2009. Sus ventas también crecieron un 48,4% frente al año anterior alcanzando los 17,11 billones de wones (unos 12.853 millones de euros). Son los mayores ingresos en este periodo en la historia de la compañía, y a ello ha contribuido las fuertes ventas de sus productos premium para el hogar fuera de Corea del Sur.

El gigante asiático registró, no obstante, una pérdida neta de 113.600 millones de wones (83 millones de euros), debido a los resultados de su división de comunicaciones móviles, que oficialmente cierra a finales de julio. La compañía, que ya anunció en abril que abandona el negocio de los teléfonos móviles después de años de pérdidas, ha advertido en un comunicado que los resultados de esta unidad son considerados "operaciones discontinuadas y ya no están incluidos en los resultados trimestrales".

La división de aire acondicionado y electrodomésticos jugó un papel clave en el sólido trimestre alcanzado por la compañía. Sus ingresos subieron un 32,1% hasta los 5.120 millones de euros y su beneficio operativo creció un 6,8%, alcanzando los 491 millones de euros. La compañía advirtió que espera un aumento de los costes derivado de la escasez de materias primas hasta que el mundo recupera la normalidad pre-pandemia.

La unidad de entretenimiento para el hogar, que incluye su negocio de televisores, registró unos ingresos de 3.032 millones, un 79,1% más. Igualmente, el beneficio operativo de la división creció un 216,4%, hasta los 250,4 millones de euros, gracias a sus televisores OLED premium y la recuperación del mercado global, impactado el año pasado por el cierre de la mayoría de puntos de venta físicos.

La compañía ha señalado que en los próximos meses se centrará en agilizar la gestión de su inventario, para contrarrestar el constante aumento del coste de fabricación de los paneles de los televisores.

En cuanto a la unidad de componentes para vehículos, esta elevó sus ventas un 106,5% hasta los 1.415 millones de euros, gracias a la recuperación del sector de la automoción y el incremento de la demanda de componentes de vehículos eléctricos. Sin embargo, este negocio cerró el trimestre con unas pérdidas operativas de 77,5 millones, debido al aumento "incontrolado" del precio de los semiconductores durante el trimestre.

LG anunció precisamente ayer una joint venture con Magna Internacional para aprovechar la experiencia de ambas compañías en el campo de componentes de vehículos avanzados.

Su división de soluciones empresariales vio cómo sus ingresos se elevaban un 28,9% hasta los 1.263 millones de euros, debido a la continua demanda de PC, monitores y la señalización digital y los televisores para la hostelería. Sin embargo, su beneficio operativo cayó ligeramente hasta los 46,3 millone, debido a los precios más altos de componentes clave como los paneles LCD.

LG Chem dispara sus ganancias

LG Chem, el fabricante de baterías y productos químicos perteneciente a LG Energy Solution, multiplicó por cuatro su beneficio tras la liquidación de unos pagos por una disputa legal con su rival SK Innovation, que se resolvieron en abril. La firma, que suministra baterías a General Motors y Tesla, entre otros, informó de un beneficio operativo de 1.616,4 millones de euros en el segundo trimestre. En abril, SK Innovation dijo que pagaría a LG Chem casi 1.683 millones de euros para zanjar el litigio que mantenían ambas empresas por secretos comerciales y que amenazaba una planta que la compañía estaba construyendo en el estado estadounidense de Georgia para abastecer a Ford Motor y Volkswagen, según Reuters.

La compañía señaló que las ventas de sus baterías cilíndricas habían aumentado entre abril y junio, pero advirtió que la crisis global de chips había afectado a la producción de coches. Algunos ejecutivos de la firma surcoreana se mostraron optimistas, pero con cautela, y prevén que la escasez de chips se alivie en la segunda mitad del año. Otras voces creen que esta crisis continuará hasta bien entrado el año que viene.

Normas
Entra en El País para participar