Industria farmacéutica

Grifols gana un 22% más pese a las dificultades para obtener plasma en EE UU

Gana 266 millones hasta junio y factura 2.536 millones gracias al fuerte incremento del negocio de plasma en la UE y China

Los dos consejeros delegados de Grifols, Víctor Grífols Deu (izquierda) y Raimon Grífols.
Los dos consejeros delegados de Grifols, Víctor Grífols Deu (izquierda) y Raimon Grífols.

Grifols consigue mejorar sus resultados en el primer semestre del año a pesar de las dificultades para captar plasma en sus centros en EE UU. La compañía de derivados plasmáticos gana 266,8 millones de euros, un 22,3% más, ya que el pasado año el beneficio recogía un impacto por la pandemia de Covid-19. Los resultados fueron bien recibidos por los inversores al inicio de la sesión bursátil con un alza superior al 3%.

La farmacéutica igualmente eleva sus ingresos un 2,3%, hasta los 2.536 millones. Especialmente fuerte es el crecimiento en el segundo trimestre, con una mejora del 5,3% a cambio constante. La compañía explica en una información remitida a la CNMV este jueves que se debe a una "fuerte demanda de las principales proteínas", además de por el aumento de precios de esos productos.

Aun así, la empresa catalana reconoce que hay un impacto en las ventas de su inmonoglobulina IGIV por el menor número de donaciones de plasma. Sin embargo, lo compensa con el fuerte crecimiento del negocio de la albúmina en China, el crecimiento a doble dígito de Alpha-1, de algunas proteínas especiales y de la aportación de nuevos productos, que suponen ya para la firma un 5% de sus ingresos.

La facturación en EE UU y Canadá, su principal negocio, cae un 6,1%, hasta los 1.576 millones (descenso del 1,9% en el segundo trimestre) por las menores ventas de IGIV. Sin embargo mejora el semestre en la UE (20,5% más) y en el resto del mundo (21,3%), principalmente por el alza de las ventas a doble dígito de la albúmina, especialmente en China y Latinoamérica, afirma la empresa.

Por negocios, su principal división, la de bioscience, experimenta una mejora del 5,1% (a cambio constante porque la debilidad del dólar anula ese crecimiento) en el segundo trimestre que permite revertir los malos datos de enero a marzo. De esta forma, los ingresos alcanzan los 1.986 millones (-0,1% sin efecto divisa).

Se abre a desinversiones

La empresa cotizada en el Ibex 35 recoge también en su documentación remitida a la CNMV sus previsiones para el segundo semestre, donde destaca que prevé una "fuerte demanda subyacente" de inmunoglobulinas y de las principales proteínas. Además, recuerda que la compensación económica en EE UU a los donantes de plasma por su compromiso continúa siendo elevada. Aunque asegura que el coste por litro disminuirá a medida que se incrementen los volúmenes y la compensación se vaya reduciendo.

La compañía reconoce que está abierta a desinversiones en activos no estratégicos y así como a mantener la disciplina financiera respaldada por el plan de ahorro de costes de 100 millones anuales.

Más plasma

Grifols necesita como materia prima el plasma para producir sus hemoderivados. Las restricciones por la pandemia de Covid-19 impactaron directamente en la recogida en sus centros de EE UU, de donde obtiene la mayor cantidad. La multinacional afirma ahora que las adquisiciones en 2021 de estos centros de obtención en 2021 sirven para aumentar la capacidad de suministro inmediato de plasma en 1,4 millones de litro al año.

De esta forma, avanza que prevé la apertura de 15-20 nuevos centros de obtención de plasma en el segundo semestre. China, Egipto, Hungría y las compras de BPL y Kedrion en EE UU permitirán esa expansión.

Normas
Entra en El País para participar